jueves, 23 de agosto de 2007

seguimos con la regaladera

Mientras los londinenses de escasos recursos económicos disfrutan de una reducción de 50% en el costo del pasaje en transporte público, gracias al subsidio de 32 millones de dólares otorgado por Venezuela, a través de la venta de combustible más económico, en las calles de Caracas aún no se ven las mejoras en materia de trasporte y planificación urbana cada vez hay mas huecos y el trasporte es mas deficiente
Como parte de un convenio de intercambio. El acuerdo, que fue suscrito entre el Estado venezolano y la alcaldía de la capital inglesa en febrero de este año y que quedó activado apenas el lunes pasado, establece la instalación de una oficina de la comisión inglesa en Caracas para coordinar, según informó entonces la Alcaldía de Libertador, la actualización del Centro de Control de Tránsito, que vigila el funcionamiento de los semáforos del casco central de la ciudad, y la ejecución del proyecto del Buscaracas, un sistema unificado de trasporte.
Cuando será que llegaran los benditos autobuses serán como las bombonas aéreas perdón los globos para vigilar todavía no sabemos que por que el primero que trajeron no duro en el aire ni tres horas
Las autoridades también dijeron que recibirían asesoramiento en protección del medio ambiente, reciclaje, tratamiento de desechos y desarrollo del turismo.
Será que los de la alcaldía son brutos y no han aprendido todavía el grado de contaminación tanto ambiental como visual que causa la basura en cada esquina y en cada rincón del casco central
El periódico londinense Financial Times reseñó esta semana que el proyecto de una oficina en Caracas "permanece en estado embrionario" como todo lo que hacen las alcaldías dojas dojistas y que las autoridades de los dos países no dan detalles acerca de la forma en la que trabajarán.
El combustible que envía Pdvsa a Inglaterra, 20% más económico, surte una flota de 8.000 autobuses. Financial Times publicó que en las oficinas postales de la ciudad reparten material con el logotipo de la alcaldía y la bandera de Venezuela, que extraño ellos y la publicidad sin contar lo de las latas de atún
se han criticado el acuerdo porque consideran injusto que una de las ciudades más ricas del mundo reciba subsidios de un país cuya renta per cápita es 25% más baja que la británica, publicó el diario brasilero Folha de Sao Paulo. Angie Bray, líder del Partido Conservador en la Alcaldía de Londres, califica de "moralmente inadmisible" aceptar la ayuda venezolana.
Moralmente de este régimen todo es inadmisible
Añadió que los beneficios del crudo deberían destinarse "a 35% de los venezolanos que sobreviven por debajo del nivel de pobreza". "Los funcionarios de la alcaldía confirmaron que los costos del acuerdo serían "minúsculos’" del lado británico, comparados con la generosidad venezolana" Si es que nosotros somas tan buenos y 35 % eso es lo minúsculo