jueves, 26 de junio de 2008

El desfile de los militares gordos y pelo-pintao


No sólo gritaban "patria, socialismo o muerte" a todo gañote sino que también dejaron en claro que la Fuerza Armada es el verdadero partido de gobierno. No importaba cuán gordos estuvieran, el uniforme ceñido y lleno de condecoraciones irrelevantes, las consideraciones presidenciales se vertieron sistemáticamente sobre sus más leales aliados: los militares. Ahora bien, es necesario puntualizar varios detallitos:
1) la mejor demostración de que Chávez quiere perpetuarse en el poder es que el lema socialista, identificatorio de la institución castrense venezolana, es imposible de mantener bajo la dirección de cualquier otro Presidente y, por ende, Comandante en Jefe. De suerte que la milicia presidencial tiene, a la usanza de los partidos políticos más comunes, una organización, una militancia, un ideario y un lema. Deja así de ser una institución "garante" o simplemente "una institución" para convertirse en una "organización exclusiva del Presidente" y, por ende, un aparato político electoral; 2) la definición político partidista del Ejército repercute en el abandono de la idea de profesionalizació n del mismo. Claro...si el fin es el mantenimiento del régimen, antes que nada, pues el oficio militar pierde prioridad. Surgen nuevas tareas ajenas al quehacer militar que constituyen una verdadera desviación.

Por ello los oficiales son gordos, inexpertos y torpes, con pelos pintados o desincronizados a la hora de desfilar. Más aún si para poder hacer cualquier cosa con las armas que deben ser empuñadas a favor de la República se necesita permiso de oficiales políticos al más puro estilo cubano; 3) las palabras del Presidente, al final del desfile, fueron electorales, lo cual contribuye a enmarcar los actos militares del 24 de Junio dentro de los actos proselitistas desarrollados por el señor Chávez. Es decir que la ocasión para celebrar la fecha en la cual verdaderamente se selló el nacimiento de este país fue malgastada en palabras revanchistas contra Baduel y Acosta Carlez, laudatorias a favor de Alcalá y el Poder Moral, así como la proclamación de Mario Silva. Nada institucional y evidentemente irrespetuoso con la misma historia que usualmente recrea; 4) el Presidente dejó entrever la nueva forma de ataque a los "traidores": comenzará a hacer uso del expediente negro que ha venido haciendo de cada uno y del cual jamás hubiésemos tenido noticias si se hubiesen mantenido leales. Le pregunto, querido lector, ¿acaso se hubiese sabido que Acosta Carlez tenía un casino si el eructante respaldara actualmente a Mario Silva? Para que quede claro...¡bien cerrado está!....pero ¿es que acaso el Presidente se enteró de eso ahorita? Tan lo sabía desde hace tiempo que refirió conversaciones en ese sentido con Alcalá Bordones que no son recientes; 5) finalmente, el Presidente aclaró un panorama que se viene repitiendo desde hace tiempo: los integrantes del Poder Moral son parte del Gabinete Ministerial, actúan como tales y son defendidos de la misma manera. Aun cuando actúen por encima de la Constitución.

MOLESTO FIDEL
La decisión de la Unión Europea, movida por iniciativa española, de levantar las sanciones a la isla de Cuba, fue recibida con molestia por parte de Fidel Castro. "Deseo consignar mi desprecio por la enorme hipocresía que encierra tal decisión", dijo el dictador Castro en un artículo difundido por las autoridades cubanas. Una amiga, conocedora de la materia, me envía el siguiente análisis: "Es desesperante quedarse sin adversario a quien culpar de los propios errores, sin un blanco al que disparar. Por eso el bloqueo y/o las sanciones, son vitales para el régimen cubano". Comparto tal opinión.

Nitu Pérez Osuna
El Mundo