sábado, 21 de junio de 2008


Protesta del pasado mes de abril en el 23 de Enero



Todo empezó porque dos efectivos de la Brigada Motorizada de la Policía Metropolitana, de patrullaje por la redoma del Bloque 7 del 23 de Enero la noche del jueves, iban a abordar a un grupo de personas que se encontraba en la calle. Pero no pudieron: fueron recibidos a tiros, señaló el comisario Wilmer Flores, director de la PM.


Esta es la información que revela esta tarde “El Nacional”:

Según se dice, esa zona de la parroquia es una “zona liberada”, es decir, impera una justicia informal, impuesta por grupos armados de la localidad.

Los efectivos inmediatamente pidieron refuerzos, que tardaron 10 minutos en llegar porque los módulos y puntos de control de la zona fueron desmantelados, abandonados o destinados a otra finalidad. Los refuerzos iban en dos vehículos de transporte, pertenecientes a la Dirección de Orden Público. Posteriormente, enviaron un camión blindado.

La “jaula” número 0840 también fue recibida a tiros: los disparos venían desde la parte alta de los bloques 7 y 9 y desde un cerro ubicado en la ruta hacia el Observatorio Cagigal. El vehículo tuvo que regresarse e iba con tanta premura que no pudo eludir al otro transporte de agentes, número 0853. Ambos transportes chocaron de frente y se voltearon.

Los funcionarios recibieron disparos de pistolas y fusiles de asalto, calibre 7.62 mm. Todos los efectivos heridos en el choque fueron llevados por los vecinos hasta la clínica Jaimes Córdova de Santa Mónica.

Los heridos de mayor gravedad fueron los agentes Antoni Paredes Gómez, de 22 años de edad; Carlos Arévalo, de 23 años, y Daniel Ríos, de 26 años; el inspector Fernando Rodríguez Agudelo, de 27 años, y el cabo primero Jesús Rosas, de 34 años.

También fueron atendidos con traumatismos leves los funcionarios Henry Daniel Chacón, de 27 años de edad; Hernán Chamorro Bello, de 31 años; Alejandro Araujo, de 28 años; Franklin Martínez, de 39 años; Angel Contreras, de 25 años; Elvis Herrera, de 26 años; Eudes Muñoz, de 29 años; Anyerson Arévalo, de 21 años, y Luis Travieso, de 26 años.

El director de la PM aseguró que a pesar de lo ocurrido la noche del jueves, los funcionarios de ese organismo seguirán prestando un servicio en esa parroquia. Los uniformados indicaron que lo sucedido podría ser obra de los colectivos La Piedrita o Alexis Vive, grupos armados que operan en esa zona.

http://www.noticias24.com/actualidad/?p=15394