martes, 21 de octubre de 2008

Kauffmann reitera red de soborno en Venezuela


Detalles sobre la red de corrupción en la que Carlos Kauffmann estaba involucrado fueron dados a conocer por él mismo este martes al jurado que sigue el juicio contra Franklin Durán en Miami y que tiene vinculación con el Caso del Maletín.

A continuación la nota de El Nuevo Herald

El testimonio se volvió tenso hoy martes en el juicio de Miami de un acaudalado empresario acusado de ser un espía venezolano, luego de que el testigo principal dio detalles acerca de la corrupción en el gobierno del presidente Hugo Chávez, enfrascándose en un duelo verbal con uno de los abogados de la defensa.

Carlos Kauffmann declaró que tanto él como su socio, Franklin Durán –quien está siendo juzgado por acusaciones de actuar como espía extranjero no registrado– pagaron decenas de millones de dólares a importantes funcionarios del gobierno venezolano para obtener ventajosos contratos del gobierno.

En una de estas ocasiones, según Kauffmann, él y Durán compraron un edificio de Citibank en Caracas por $4.5 millones en el 2002 para vendérselo al Ministerio de Finanzas de Venezuela en $9.5 millones. Los socios solamente se quedaron con unos $500,000 y pagaron $4.5 millones en sobornos a altos funcionarios de esta agencia para ganar más contratos, testificó Kauffmann.

Pero, al interrogarlo, el abogado de Durán, Ed Shohat, trató de echarle una zancadilla a Kauffmann, sugiriendo que él y su socio no habían comprado en realidad la propiedad de Citibank, sino que un amigo cercano de Kauffmann la había comprado.

Kauffmann, quien ya se declaró culpable en el caso, acusó al abogado defensor de tratar de enredar los hechos, y en un momento determinado estalló: “Enfrente la verdad. Enfrente la verdad”.

Shohat ripostó: “¿Es que es usted Jack Nicholson?”, aludiendo al papel del actor como testigo en la película A Few Good Men, en la cual él grita: “Usted no puede enfrentar la verdad”.

La jueza federal de distrito Joan Lenard cerró el testimonio temporalmente, hizo salir a los 12 miembros del jurado y reprendió a Kauffmann y a Shohat.

“Yo diría que tanto usted como el señor Shohat están haciendo declaraciones inapropiadas frente a este jurado”, dijo Lenard, y ordenó a Kauffmann que se guardara de hacer “declaraciones gratuitas” y que respondiera directamente las preguntas durante el interrogatorio de la defensa.

No hay duda de que el testimonio de Kauffmann causará más controversia en el escándalo hemisférico que ha causado este juicio, ahora en su octava semana. Se planea que mañana se hagan las conclusiones, y que las deliberaciones del jurado comiencen el viernes.

Durán se encuentra entre cinco hombres, incluyendo a Kauffmann, acusados el año pasado de no registrarse como agentes foráneos ante las autoridades estadounidenses. Los hombres vinieron al sur de la Florida para silenciar a un socio de negocios, Guido Alejandro Antonini Wilson, quien fuera detenido al entrar en Argentina el año pasado con una valija que contenía $800,000.

Los fiscales federales alegan que Durán y Kauffmann trataron de acallar a Antonini como parte de una serie de favores al gobierno venezolano porque el efectivo hallado en la valija era un regalo secreto para la campaña de la entonces candidata presidencial argentina Cristina Fernández de Kirchner, quien luego ganó las elecciones.

Tanto Chávez como Fernández han negado las acusaciones de que el dinero provenía de la compañía petrolera nacional de Venezuela y han calificado el caso criminal de ‘‘basura”.

Lenard decidió la semana pasada permitir a Kauffmann que testificara porque, de acuerdo con Shohat, su cliente había caído en una trampa tendida por Antonini, quien cooperaba con el FBI en la investigación. Shohat dijo que Durán viajó al sur de la Florida para ayudar a Antonini a evitar acusaciones en Argentina por no haber declarado el dinero.

Ayer, Kauffmann testificó que él y Durán sobornaron a altos funcionarios de la Guardia Nacional, el Ministerio de Finanzas y el Ministerio de Educación de Venezuela para obtener contratos gubernamentales y manejar sus cuentas bancarias a cambio de jugosas sumas.

En una ocasión, Kauffman dijo que él y su socio se pusieron de acuerdo con cuatro funcionarios del Ministerio de Finanzas en una venta de bonos por valor de $100 millones, pagando a los mismos unos $24 millones en sobornos. El los identificó como Tobías Nobrega, Jesús Bermúdez, Lenin Aguilera y Alejandro Dopazo.

Kauffman dijo que, como asociados, él y Durán se repartían las ganancias. Afirmó que su relación cercana con el gobierno venezolano fue la razón principal por la que vinieron al sur de la Florida para silenciar a Antonini con respecto al escándalo de la valija, y subrayó que la misión traería como resultado “favores considerables”, tales como más contratos públicos.

http://www.noticierodigital.com/?p=1705