domingo, 8 de febrero de 2009

Calculan que un millón de personas marchó en contra de la enmienda



Juan Carlos Caldera, dirigente de Primero Justicia, expresó que la participación de ayer es una demostración de lo que va a ocurrir el próximo domingo.

Dirigentes de diversos partidos de la oposición expresaron este domingo su satisfacción por el alto poder de convocatoria que tuvo la marcha organizada desde Petare hasta la iglesia Santa Rosa, ubicada en la avenidad Libertador, en contra de la enmienda.

Juan Carlos Caldera, dirigente de Primero Justicia, aseguró que más de un millón de ciudadanos participó en la actividad y felicitó a quienes dieron un mensaje de unidad.

"Ayer se vivió una demostración de lo que va a ocurrir el próximo 15 de febrero. Ayer la calificamos como la mamá de marchas, y hoy estamos en presencia de una jornada histórica", agregó.

Por su parte, el partido Un Nuevo Tiempo instó al Presidente a demostrar al país verdaderas actuaciones de que está en la búsqueda del camino de la paz y la unidad entre todos los venezolanos.

Omar Barboza, presidente de la tolda azul, celebró la decisión del primer mandatario de ordenar la detención de quien se autodenomina jefe del grupo "La Piedrita", Valentín Santana, así como llamar a capitulación a la dirigente Lina Ron.

No obstante, planteó al jefe de Estado que si realmente tiene un discurso conciliador devuelva la señal abierta a Radio Caracas Televisión, conceda la libertad a todos los presos políticos, y haga lo necesario para que los gobernadores y alcaldes puedan ejercer sus funciones.

Barboza teme que el presidente Chávez esté cambiando su postura con un discurso conciliador en vista de la proximidad del referéndum, y que quiere cambiar su imagen frente a quienes rechazan la enmienda constitucional.

A su juicio, hay una contradicción entre el discurso y los hechos, pero el pueblo espera gestos concretos que demuestren que está en el camino de la unidad y de la paz.

El presidente de UNT guarda la esperanza en que cese la división en Venezuela y que se respeten las diferencias ideológicas. Cree que hay tantos problemas que afectan a los venezolanos, que merecen del diálogo constructivo.

El Nacional