sábado, 7 de febrero de 2009

El adiós de Sonia


“Y finalmente llegaron. Los bárbaros llegaron. Sometieron guardias para poder penetrar sin freno a la sinagoga cuando todo el mundo dormía menos yo (ahora que el insomnio y yo nos hemos hecho tan amigos). Hicieron lo que todos esperábamos. Lo de siempre. Pintaron consignas, destruyeron objetos, pisotearon los libros sagrados. Ah, y se llevaron papeles y documentos con los nombres de los judíos sefardíes. ¿Miedo?: No. Nostalgia sí por el sueño que se acaba.


El sueño de mis antepasados, el de mi bisabuelo cuando Venezuela aún era un país recién nacido y se cruzó con su criolla para quedarse y procrear en esta tierra de gracia en el siglo XIX. Saudades por lo caraqueño de mi madre, de mis abuelos, de mis antepasados. De todos mis muertos enterrados aquí. Me despido del país que conocimos. El que mi padre amó sin remordimientos”. Sonia Chocrón, poetisa venezolana que se va de nuestro intolerante país.

Hugo y Patricia

La entrevista del presidente Chávez en CNN con la periodista Patricia Janiot, fue un verdadero poema, una especie de tarjeta postal multicolor en la que él retrató a un país de ensueño en el que no hay violencia, las estadísticas son una falacia, los asesinatos un invento de los medios de comunicación, la inflación un cuento chino, la toma de la Alcaldía de Caracas una fantasía de la calenturienta mente opositora; la inseguridad, un fenómeno que se da en todas partes. Este es el país más democrático del planeta y el que mayor atención médica recibe. Janiot lo acribilló a preguntas que obviamente respondió con evasivas y negaciones. ¿Somos el país más inseguro del mundo? Para nada. El mismo es un ejemplo de que Venezuela ni es violento ni inseguro, toda vez que en sus 54 años de vida, según lo pregonó, no le ha pasado nada, lo que deja en claro que los tantos atentados de los que hace alarde son una mentira y de que en los diez años de su gobierno, con un equipo de ochenta guarda espaldas cubanos, nada le pasará. Por ahora. La pena de muerte es para los pobres desprotegidos de los cerros. Quizá ignore el Presidente que cada día matan a un motorizado.

Si pierde en su deseo de perpetuarse, no es que va a agarrar las maletas para irse, como lo dice diariamente para el consumo interno. A Patricia le respondió que posiblemente tratará de continuar con las enmiendas, porque la Constitución venezolana lo permite. A corto plazo, no habrá devaluación, pero nunca se sabe si mañana será necesaria. ¿”La piedrita”?. No sabe, no responde.

¿El irrespeto a la Sinagoga de Mariperez?: un montaje de opositores al gobierno, porque la violencia no existe en la revolución. Esa fue su respuesta. Olvidó el entrevistado que el modus operandi, responde al de las hordas rojas que en los últimos años se han solidarizado con los ataques a la comunidad judía provenientes de altos funcionarios oficialistas encabezados por el propio Canciller Maduro. Baste recordar los frontales ataques de varios diputados a la comunidad israelí, con motivo de la sesión solidaria con el pueblo palestino realizada en la Asamblea Nacional. En esa ocasión muchos negocios del centro de Caracas fueron pintados en sus fachadas con insultos a sus propietarios sefardíes. La investigación no castigará a los culpables. Quedará en el olvido o se ofrecerá una versión sesgada. Hace dos días los de La Piedrita, asaltaron la sede de la Nunciatura y amenazaron con tomarla para plagiar a Nixon Moreno, asilado político y acusado de violación a una funcionaria policial quien ha negado tal infundio.

La sucesora

Janiot olvidó interrogar al presidente sobre los actos de corrupción, las interminables cadenas, el lamentable estado de las cárceles y el abuso del poder en sus diez años de campaña, los presos políticos, los echados de Pdvsa, los miles de venezolanos que han tenido que irse. Sólo le hizo preguntas rosa a las que dio respuestas del mismo color, respuestas obvias que daban risa. Sobre la pregunta de si existían herederos para sustituirlo cuando llegara la hora, él nombró fugazmente a su hija María y rápidamente cambio de tercio, para afirmar que su popularidad llegaba al 75%. Por cierto que María Gabriela estuvo en Chile de incógnito pero fue sorprendida en el aeropuerto de Santiago al tratar de ingresar unas frutas prohibidas por las autoridades. Ella iba de vacaciones para las playas de Valparaíso y es, quien sigue los pasos de su padre, lo acompaña en sus campañas y está discretamente a su lado, cuando las circunstancias lo exigen. El miércoles estaba junto a él, celebrando el fallido golpe y en el que se escondió muerto de miedo en el Museo Militar cercano a Miraflores. No sería raro que cuando le llegue el otoño al patriarca, elija a María, como a su sucesora, dado que están de moda las gobernantas, pero los historiadores del 4F sabrán destacar que Hugo Chávez es, como lo bautizó Manuel Caballero, “El héroe del Museo Militar”.