martes, 16 de septiembre de 2008

Gobierno y oposición reanudan diálogo en Bolivia


Mientras el gobierno manifestó predisposición a discutir las autonomías y la restitución del impuesto del gas a las regiones, éstas consideran levantar las protestas y bloqueos de carreteras.

La Paz.- Un crucial diálogo para restablecer la paz en Bolivia fue reanudado la tarde de este domingo en el palacio Quemado de La Paz entre delegados del Gobierno y un representante de los cinco prefectos rebeldes, informó el vicepresidente Alvaro García.

"El Gobierno se presenta con una amplia predisposición a discutir los temas de fondo", incluida la restitución del impuesto del gas a las regiones y las autonomías, aseguró García.

Pero "no va a negociar los muertos" registrados el pasado jueves en Pando, que fueron responsabilidad del prefecto de esa región, Leopoldo Fernández, puntualizó el vicepresidente.

Mario Cossío, prefecto de Tarija y delegado de los cinco gobernadores rebeldes, dijo poco antes en la casa de gobierno que "los temas que son de preocupación y que tienen que ver con este proceso de militarización por un lado, y de movilización (opositora) por el otro, deben ser parte de los acuerdos preliminares" para alcanzar una solución a la crisis política.

En la continuación de la reunión iniciada el viernes -y que ingresó en receso hasta este domingo- se firmará un documento preliminar, dijo García.

La violencia desatada en la última semana por la crisis política que divide a Bolivia suma 18 muertes y casi un centenar de heridos.

El prefecto opositor planteó la necesidad de la presencia del presidente Evo Morales en la mesa de negociación porque dijo "que es imprescindible" para avanzar en la resolución de la crisis política.

El vicepresidente respondió que Morales se acoplará al diálogo inmediatamente se firme un primer acuerdo, una especie de reconocimiento de los temas a concertar.

Desarme de protestas
García planteó la necesidad de un desarme de las protestas que llevan adelante los prefectos opositores en cinco regiones del país y sobre todo la devolución de las oficinas públicas, plantas y ductos petroleros, paso que ya dieron los líderes civiles de Santa Cruz, cabeza visible de la oposición a Morales.

El prefecto dijo que en este tema "existen señales de voluntad de dar este paso más" en los 35 puntos de bloqueo, pero aclaró que dependerá de que el diálogo "arranque de manera exitosa".

"Hay 35 puntos de bloqueos que paralizan la mitad del país", dijo Cossío, uno de los líderes en rebeldía al Gobierno central.

"También están paralizadas fronteras con Argentina, Brasil y Paraguay, y esperamos que esto se solucione pronto", agregó sin dar otros detalles.

Por su parte, el comité civil de Santa Cruz, bastión de la oposición, anunció el domingo la suspensión de los cortes de rutas y otras protestas como "señal de buena voluntad" para pacificar el país, sumido en una grave violencia política que ya dejó al menos 18 muertos.

"Como una señal de buena voluntad para el diálogo y esperando que el Gobierno nacional también muestre la misma señal de parar la violencia en el país (...) hoy vamos a levantar los bloqueos de carretera", anunció a la prensa extranjera el presidente del comité civil de Santa Cruz, Branko Marinkovic.

"Se levantarían todos los puntos de bloqueo en el departamento", precisó.

Según Marinkovic, un influyente dirigente civil, "los demás departamentos van a hacer lo mismo".

(AFP)

Correo del Caroní

http://www.correodelcaroni.com/content/view/108187/117/