miércoles, 24 de septiembre de 2008

Jugando con Candela


Cita:
"La destrucción de la moral pública causa bien pronto la disolución del Estado"
Simón Bolívar


El hombre se mueve frenéticamente en los escenarios internacionales, quemando todos sus cartuchos en un intento de articular ese bloque de países, que lo protegerá de la debacle que se avecina. Lamentablemente, esos países solo tienen en común el estar chupando de la petrochequera que cada día enflaquece más, desangrada por subsidios petrocaribeños, ayudas, donaciones, financiamientos políticos, compra de armas y equipos bélicos, derroches en viajes y viáticos, inversiones en bonos basura y papeles frágiles. Venezuela pierde y pierde dinero, mientras que no producimos más de 2 millones y medio de barriles diarios, según las cifras de la OPEP.

No hay forma de recuperar la millonada malgastada en estupideces, como ponerle una estrella más a la bandera, cambiarle el nombre al país o voltearle la cabeza al caballo del escudo. Hay que ser muy imbécil para no comprender que el inmenso gasto que significa financiar una revolución y exportarla impide cubrir las prioridades de techo, comida, educación y salud a venezolanos que lo necesitan desesperadamente. Hay que ser muy fanático o muy ignorante para creer en un proyecto cuya carta de presentación es una inmensa corrupción que nos pone, hombro a hombro con Haití, como el país más corrupto de Latinoamérica. Un gobierno lleno de hombres de dudosa moral, escasa preparación, carentes de ética pero pletóricos de resentimientos y vilezas.

Con un gobernante cuya prioridad es consolidar su propio liderazgo nacional e internacional, "cueste lo que cueste", este país está realmente fregado. Las leyes son redactadas por él mismo para poder hacer legalmente lo que le venga en gana, con el aplauso cómplice de esos vergonzosos diputados, entregados a perseguir a quienes adversan a su amo. Perros de presa cebados para atacar a los ciudadanos que deberían proteger. Y qué decir de los magistrados que dicen amén antes de que comience el Padre Nuestro; de una Fiscal que sin leer las leyes dice que están chéveres. De una Defensora cuya voz jamás defiende a nadie. Por no hablar del rufián que debería haber declarado desde hace años la corrupción de un régimen que se está gastando en revolución lo que ha debido invertir en prosperidad para su pueblo.

Anda buscando apoyos en Rusia, China, Bielorrusia, Irán. Mueve fichas sin medir su peso. Un juego que quema, un juego de generales donde no deben meterse soldaditos sin experiencia ni preparación para estos juegos de guerra. El precipitado viaje a China y a Rusia, menos de 3 meses después de haberlos visitado para el mismo negocio donde ellos ganan y nosotros compramos sus espejitos bélicos y les vendemos petróleo barato, tiene un doble propósito: dar la impresión de estar conformando un eje político y alejarse de la Asamblea de las Naciones Unidas, donde están reunidos más de 120 Jefes de Estado del mundo y donde Michelle Bachelet convocó la cumbre de Unasur. El local se ha ganado la justificada fama de impresentable. Forma p.o., impredecible, implosiona cuanta cumbre o reunión tiene el infortunio de su presencia. Siempre en discordia, monotemático en su odio antiyanqui, divisionista, violento, soez, echador de malos chistes y hablachento sin parar, agota la paciencia hasta de un educado Rey. Qué pena con ese señor. Gracias a Dios no fue otra vez a poner la cómica en Nueva York. Ya lo conocen, no le dejaran sabotear la Asamblea y sus colegas Presidentes no toleran ya este show. Ellos solo quieren cobrar, sin fotos de por medio.

China ya le puso un freno, la cancillería declaró que esta visita del sudamericano era "normal", sin contenidos ideológicos y aclarando que China no participa en ninguna acción para perjudicar a terceros. Rusia lo usará para chantajear con su presencia en aguas americanas a Estados Unidos. Después, lo desechará como hizo con Cuba.

La revolución ha costado diez años del mayor ingreso petrolero de Venezuela, que ha podido servir para llenar este país de viviendas, escuelas, autopistas, hospitales, que debieron servir para planes consolidados de desarrollo social, planes contra la inseguridad. Diez años después lo que tenemos es un país deteriorado, exterminado en su productividad, privado de justicia y de libertades. Y ese eje planetario que ha costado miles de millones de dólares, está reducido a un borracho, un indígena y un cadáver insepulto. Y por supuesto, un conjunto de paisitos inviables, que estarán pegados a la teta de los petrodólares mientras ésta los alimente.

Mientras el jefe de la revolución lanza a su horda roja a ganar gobernaciones y alcaldías utilizando todos los recursos del Estado ante un ciego CNE, él se dedica a un juego incendiario que puede quemarlo a él, a su proyecto y a todos nosotros... si no le apagamos el candelero el 23 de noviembre.

Aquí entre nos

Los funcionarios que sacaron en volandas a José Miguel Vivancos, vocero de la ONG Human Rights Watch, del Hotel Meliá Caracas, habían ya penetrado en la habitación y recogido todas las pertenencias del chileno. Le quitaron el celular y el Blackberry para que no se pudiese comunicar con nadie y se los devolvieron en el aeropuerto, pero sin baterías. Le impidieron llamar a la Embajada de Chile y lo embarcaron en el primer vuelo que salía del país, que resultó ser uno con destino a Sao Paulo.

Si quiere saber por qué tanta furia del régimen chavista, lean el informe sobre Venezuela en la página www.hrw.org/spanish/ ... El pueblo no lo ha elegido ni es funcionario público, pero en Carabobo el Hojillero actúa como Gobernador con el apoyo del General Clíver Alcalá Cordones desde el Fuerte Paramacay y de Edgar Ameliach desde Pequiven. El escatológico individuo entrega casas, escuelas, encabeza operativos médicos con estos funcionarios sirviéndole de escoltas, buscando así los votos de los pendejos que puedan creer que este tipo ha puesto un solo ladrillo o gestionado algo para Carabobo. El propio impuesto reconoce que él dirige un gobierno paralelo que trabaja directamente con los organismos del gobierno central. Confesión de parte, pues.

Lo peor de todo es el uso descarado, en las propias narices del CNE, violando la normativa electoral, de recursos e instituciones públicas para hacer campaña. Tibisay Lucena tiene aquí un caso que merece el castigo que ella anunció esta semana contra los delincuentes electorales y una excelente ocasión de demostrar que es imparcial en la aplicación de la Ley. ¿Cumplirá su obligación la Rectora?.... Hasta el próximo miércoles.

Charito Rojas
ND/Notitarde
http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=436497