domingo, 8 de noviembre de 2009

Chavistas hondureños recurren a prácticas teroristas. Ahí está metida la mano de Rodriguez Chacín...


Desconocidos atacaron a tiros un vehículo de la seguridad que acompañaba al fiscal general de Honduras, Luis Rubí, en medio del clima de la crisis política que atraviesa el país, informó este domingo al portavoz policial, Orlin Cerrato.

Hacia las 21H00 del sábado (O3H00 GMT del domingo) “el fiscal iba en una caravana con su seguridad, en Los Palillos, Comayagua (90 km al norte de la capital) y le hicieron unos disparos a uno de los vehículos, en una especie de emboscada”, declaró Cerrato a la AFP.

“No se registraron heridos” entre las personas que acompañaban al funcionario, en el ataque que alcanzó uno de la media docena de vehículos “y eso es lo importante”, destacó.

Se tienen que hacer las investigaciones para verificar cuantos disparos, de qué lado, una serie de aspectos técnicos: ver si hay algún indicio del vehículo, buscar cualquier elemento para dar un seguimiento que nos refleje algún indicio”, dijo oficial.

Cerrato admitió que el incidente se pudo dar en el marco de crisis política que atraviesa Honduras, luego de la separación del depuesto presidente Manuel Zelaya.

Zelaya fue sacado del poder por los militares y en el Congreso ungió a Roberto Micheletti como gobernante interino, mientras asume el nuevo mandatario el 27 de enero, luego de las elecciones del 29 del presente mes.

A raíz de la crisis, en Honduras se ha registrado una serie de atentados. Los últimos fueron la madrugada del sábado contra la empresa teléfonica Tigo y la subestación del sistema eléctrico en Pueblo Nuevo, ambos cerca del bulevar Morazán, este de la ciudad.

La tarde del viernes, las autoridades decomisaron una caja de cartón con una bastería simulando una bomba en el Mall Las Cascadas, al sur de la capital, donde había una nota atribuida a las Fuerzas Populares Revolucionarias ‘Lorenzo Zelaya’, uno de los cuatro grupos guerrilleros hondureños de los 80.

El jueves, desconocidos lanzaron otra granada en el techo de la influyente radioemisora HRN provocando daños menores y una persona murió despedazada al manipular mal otra granada cuando tirotearon el vehículos del alcalde en La Virtud a unos 500 km al noroeste de la capital.

Zelaya, sin embargo, ha rechazado los atentados y los miembros del Frente de Resistencia contra el Golpe coinciden constantemente en que su lucha es “pacífica” y culpan a militares y policías de querer justificar la represión contra ellos.

Agence France-Presse