miércoles, 25 de noviembre de 2009

“Mañana vamos a hacer temblar Guayana … los trabajadores de todo el sector aluminio”




Líderes sindicales de la empresa CVG Venalum anunciaron hoy que mañana iniciarán un paro de 24 horas para reclamar el pago de beneficios salariales y protestar por la supuesta falta de seguridad industrial.

Manuel Díaz, presidente del Sindicato de Trabajadores y Profesionales de Venalum, aseveró que los trabajadores también “tomarán” mañana la sede de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), que aglutina unas 13 compañías de hierro aluminio y acero, para expresar sus reclamos.

Mañana vamos a hacer temblar Guayana … los trabajadores de todo el sector aluminio” venezolano, dijo Díaz, al confirmar la participación en la protesta de los trabajadores de las otras tres empresas del sector: Alcasa, Bauxilum, Carbonorca.

El dirigente denunció que esta mañana murió “decapitado” un soldador de Venalum, identificado como Edgar Galbán, de 25 años, en otro “accidente laboral” debido a la “falta de seguridad industrial”.

Según fuentes sindicales citadas por la prensa local, en lo que va de año se han registrado siete accidentes laborales en Venalum, con un saldo de dos fallecidos, incluido Galbán.

Los trabajadores también llevarán a cabo el paro para exigir los llamados aguinaldos, un pago extraordinario que se otorga a final de año, tradicionalmente durante la segunda quincena de noviembre.

Díaz reconoció que la directiva de la CVG se comprometió a pagar el aguinaldo el próximo lunes 30 de noviembre, pero que los trabajadores exigen el pago de ese beneficio salarial hoy mismo.

“Estamos reclamando lo que nos corresponde por contrato colectivo”, declaró Díaz, quien exigió al Gobierno de Hugo Chávez la destitución del ministro de Industrias Básicas y Minería, Rodolfo Sanz.

Sanz “ha traicionado a Guayana (…) no ha dado la talla” y le “miente” al presidente Chávez, declaró el líder sindical a la cadena privada de noticias Globovisión.

Díaz criticó duramente la gestión del ministro Rodolfo Sanz, asegurando que “ha causado miseria y desolación, está quebrando estas empresas”.

En este orden de ideas, le envió un mensaje al presidente Chávez. “Que no le crea a Rodolfo Sanz, que lo destituya, porque en Guayana no ha dado la talla”, dijo.

Expresó que no se han hecho las inversiones necesarias en las empresas básicas, al tiempo que aseguró que la muerte del joven Galbán se produjo en condiciones “horrorosas”, mientras trabajaba.

“Todos los discursos del Presidente de la República son puro bla, bla, bla”, dijo el dirigente sindical.

De esta manera, aprovechó para exigir al mandatario venezolano Hugo Chávez que haga acto de presencia en las instalaciones de las empresas básicas para conversar con los trabajadores y solventar los diversos problemas que se vienen presentando en el sector.

“El Presidente tiene que venir a darle la cara a los trabajadores. Él tendrá las tanquetas y los fusiles, pero nosotros tenemos el voto que es el arma fundamental”, expresó.

Asimismo, reiteró sus críticas al ministro Sanz, llamándolo ‘policamburista’ y reprochando los “cinco cargos” que mantiene, pues a juicio de Díaz no ha logrado responder a las necesidades de los trabajadores.

De acuerdo con datos de la prensa local, el Gobierno nacional aprobó 400 millones de bolívares (unos 186 millones de dólares) para el pago de los aguinaldos de los trabajadores de las empresas del aluminio, que ya han realizado desde el lunes pasado paros escalonados en Venalum para reclamar los beneficios laborales.

La CVG es un holding estatal que agrupa a 15 empresas de aluminio, hierro y acero concentradas en la región de Guayana, al sureste del país.

En agosto, Chávez anunció el lanzamiento del Plan Socialista Guayana 2019, que tiene por fin formar una gran corporación socialista con estas empresas mineras.

Desde el lunes, los trabajadores realizaban una huelga de “brazos caídos” en protesta por el retraso en el pago del aguinaldo.

Por otra parte, esta semana, los representantes sindicales denunciaron la presencia de efectivos de la militarizada Guardia Nacional en las instalaciones de las empresas, lo que según ellos constituye una “forma represiva” de acallar las protestas.

Sin embargo, según fuentes de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor) nacionalizada en 2008, la presencia de los efectivos militares en las instalaciones sólo tuvo por fin resguardar la empresa de robos y sabotajes.

Desde hace semanas, estas industrias han sido escenario de protestas para reclamar pagos pendientes y exigir una mayor atención del Estado al sector.


http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/120018/continuan-conflictos-con-los-trabajadores-de-cvg/