miércoles, 18 de noviembre de 2009

El productor agropecuario Franklin Brito, lleva más de 4 meses en huelga de hambre ante la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA)


El productor agropecuario Franklin Brito, quien lleva más de 4 meses en huelga de hambre ante la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA), denuncia el “ensañamiento” contra su familia y su fundo ubicado en el estado Bolívar.

Brito denunció que está frente a la OEA “buscando justicia, porque aquí en Venezuela se me ha negado”.


http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/117156/%E2%80%9Cestoy-buscando-justicia-porque-aqui-en-venezuela-se-me-ha-negado%E2%80%9D/



Con las tablas en la cabeza

La falta de dólares y la renuencia de las navieras a tocar puertos venezolanos para evitar robos y pérdidas gigantescas, debido al caos administrativo, lograron lo inimaginable: La Guaira, que por esta época del año siempre estuvo abarrotada de buques, parece un pueblo fantasma.

Cartagena ha sustituido de manera definitiva los puertos venezolanos, generando aún más retrasos en los tiempos de importación comercial en Venezuela, con el agravante del congelamiento de las relaciones comerciales con el vecino país, que ha paralizado compras de ­medicinas, entre ellas­ por 6 millardos de dólares.

La caída de las importaciones se notará fuertemente para el primer trimestre de 2010, cuando lleguen a su fin los pocos inventarios de cualquier rubro comercial. Ni por mar o tierra llegan los artículos necesitados, tampoco los alimentos que dejamos de producir desde que el Gobierno quebró ­deliberadamente­ la industria nacional y llevó a los productores agropecuarios a la miseria, a pesar de que este es un país extraordinariamente dotado por la naturaleza para producir en abundancia.

Misión Aduana La nacionalización de las almacenadoras, en manos del todopoderoso Diosdado Cabello, ha disparado la matraca y los robos de la poca mercancía importada que llega a duras penas. Se ha disparado una versión sobre la suerte que correrían miles de agencias aduanales, con una presunta nacionalización para centralizarla ­según el modelo cubano­ en una sola megaagencia del Estado.

Sería la puesta en marcha de las mil veces anunciada libreta de racionamiento del siglo XXI, aunque se viene implantando con el bloqueo comercial que prohíbe la importación de productos colombianos, un hecho sin precedentes cuyos efectos son equivalentes a los que produjo el bloqueo estadounidense en Cuba, en 1962, que obligó a racionar drásticamente el consumo con la “cartilla” de racionamiento; aunque paradójicamente, Estados Unidos le suministra hoy más alimentos a la isla que cualquier otro país.

Por lo pronto, cunde el terror en los puertos venezolanos, porque en fechas tan emblemáticas como ésta se encuentran vacíos y los importadores que lograron traer alguna mercancía son víctimas de la más descarada corrupción a manos de funcionarios y militares.

Pareciera ser una política de Estado para generar un caos social que lleve al Gobierno a un control totalitario. A la contundencia de la carestía y los problemas sociales, los voceros oficialistas han comenzado a falsificar la realidad, dando explicaciones incoherentes como la pretensión expansionista del “imperio” a través de las bases militares permitidas por Uribe.

Tendremos que comernos las hallacas con menos aceitunas y pasitas, y si permitimos que Chávez continúe monopolizando los poderes, sufriremos humillaciones en serie cada vez mayores y nos resultará imposible degustar nuestros platos navideños en la Noche Buena de 2010.

Tic tac

Con las tablas en la cabeza: ante el rotundo fracaso del boicot a las elecciones hondureñas y del regreso al poder de Manuel Zelaya, el Presidente venezolano sigue en su empeño intervencionista y ha enviado a El Salvador a un grupo de altos funcionarios de inteligencia, con la intención de sacar de Tegucigalpa al depuesto Mel Zelaya.

Exquisiteces diplomáticas: por primera vez en más de 30 años, el bazar navideño de Invedín (Instituto Venezolano para el Desarrollo Integral del Niño), asociación civil sin fines de lucro, no obtuvo el apoyo de la Embajada de Francia, que consideró los quesos y otras exquisiteces degustadas a diario por los ciudadanos franceses como un lujo para los venezolanos… tic tac.


Lo que viene es joropo
MARIANELLA SALAZAR
El Nacional