martes, 15 de julio de 2008

Luz para afuera y oscuridad para la casa...





Venezuela regala bombillos "ahorradores" a familias de los EE.UU.

Shirley Braxton prendió el martes el bombillo de la entrada de su casa en el sector noreste de Washington, y una veintena de personas la aplaudieron. Una dijo casi murmurando: “¡Viva Venezuela!”


Debido a que el encendido se hizo al mediodía, con un sol quemante de verano, el foco que prendió Braxton no pareció dar mucha luz.

Pero marcó el inicio de un nuevo programa del gobierno del presidente Hugo Chávez con familias pobres de Estados Unidos, esta vez orientado no a la entrega directa de energía como en el pasado sino “a crear conciencia para ahorrarla”.

“Esta es una bendición para mí”, dijo Braxton quien prestó el patio de su casa para el lanzamiento de lo que se ha llamado Citgo-Venezuela: Programa de iluminación con energía eficiente.

Braxton y su esposo Claude, ambos jubilados, se han estado ya beneficiando de otro programa venezolano de distribución de combustible subsidiado de calefacción, que el año pasado llegó a su pico con unos 100 millones de dólares distribuidos caritativamente por Chávez.

Esta vez la inversión es menor, con poco más de un millón de dólares. Pero Alejandro Granado, presidente de Citgo, la empresa subsidiaria de Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) que opera en Estados Unidos, dijo que los bombillos ahorran hasta cinco veces más energía y duran 10 veces más que los focos incandescentes.

Estamos orgullosos en CITGO de invertir millones de dólares en programas sociales (en Estados Unidos) para mejorar las vidas de los necesitados“, dijo Granado, cuya corporación está a cargo, como en el caso del petróleo de calefacción, del financiamiento de los bombillos.

Joe Kennedy, ex congresista y miembro de la famosa familia Kennedy de Massachusetts, calculó que una vivienda puede ahorrar hasta 600 dólares al año con los nuevos bombillos compactos de luz fluorescente, conocidos como CFL.

“Con este programa queremos que las familias más vulnerables aprendan a usar la energía más eficientemente”, dijo Kennedy, presidente de la organización Citizens Energy, que colabora con el gobierno de Chávez en la ejecución de los programas venezolanos en Estados Unidos.

Bernardo Alvarez, embajador de Venezuela ante la Casa Blanca, dijo que el programa de los focos de luz es una “nueva muestra de cooperación” de Venezuela con Estados Unidos, cuyos gobiernos se han mantenido distanciados en casi toda la administración del presidente George W. Bush.


Citgo espera distribuir 460.000 focos CFL este año a 23.000 familias en 11 ciudades: Houston y Corpus Christi, en Texas; Tremont, Illinois; Lake Charles, Luisiana; Boston, Massachusetts; Filadelfia, Pensilvania; Milwaukee y Madison, en Wisconsin; Minneapolis, Minnesota; Nueva York y Washington.

Vía Néstor Ikeda - AP

http://www.noticias24.com/actualidad/?p=15997



Chávez prestó 8 milones de dólares a una universidad chilena

La Universidad chilena Arcis recibió $4 mil millones de pesos chilenos (unos 8 millones de US $) de préstamo del gobierno de Hugo Chávez a través del BANDES. La misma Universidad le nombró “Doctor Honoris causa” hace un tiempo.


El diario chileno El Mercurio lo revela en este reportaje:

Esos son los fondos que recibió la Universidad Arcis como préstamo de parte del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes), institución estatal, a comienzos de este año. Así lo confirmó a El Mercurio ayer el miembro de la comisión política del PC y vicepresidente del directorio de esa casa de estudios, Juan Andrés Lagos.

Este ha sido un proceso muy normal”, aseguró, luego de conocer el artículo publicado por El Mostrador y titulado “Los 8 millones de petrodólares que Chávez inyectó en Arcis“.

Según Lagos, la operación bancaria no tiene que ver con el Presidente Chávez y negó que la entrega del Doctorado Honoris Causa que esa casa de estudios dio al Mandatario tuviera alguna relación con el préstamo, ya que fue un reconocimiento dado con anterioridad.

Además, aclaró que para enfrentar su crisis económica recurrieron a Bandes porque se les cerraron las posibilidades de crédito en Chile.

La Universidad Arcis está actualmente controlada por el empresario Max Marambio -ex mirista, ex jefe del Grupo de Amigos del Presidente Allende (Gap) y hombre de confianza de Fidel Castro- a través de la Fundación Joel Marambio, y por el Partido Comunista, a partir del Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz (ICAL). Según Lagos, el préstamo a la casa de estudios fue gestionado a través de la Inmobiliaria Libertad S.A. (en la que comparten propiedad la fundación Joel Marambio y el Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz).

Además, explica que Marambio, presidente del directorio de la universidad, gestionó la búsqueda del préstamo junto a otros miembros. Y asegura que la embajadora de Venezuela en Chile, María Urbaneja, sólo les ayudó a buscar opciones de financiamiento en distintas instituciones bancarias de ese país.

Y niega que tanto Marambio como él hayan visitado Caracas para tratar el tema del préstamo.

“Lo que para algunos parece ser tan perverso”, dice Lagos, para la universidad, es positivo. “Estamos muy contentos con este préstamo, que además nos permitirá enfrentar el proceso de acreditación en mejores condiciones”, dijo el vicepresidente del directorio.

Al respecto, el ex secretario general de la Universidad, Sergio Trabucco, quien aparecía en el citado artículo como uno de los principales promotores del préstamo, señaló que él se retiró de la casa de estudios antes de que se produjera cualquier traspaso de dinero.

Los cambios en la propiedad de Arcis

La Universidad Arcis, que desde su creación ha tenido un sello de izquierda y contestatario, ha pasado en los últimos años por distintas crisis financieras.

Frente a una de ellas, a fines de 2004, entraron como socios estratégicos el empresario Max Marambio, a través de la Fundación Joel Marambio, y el Partido Comunista, a partir del Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz (ICAL). En ese entonces, se conformó la Inmobiliaria Libertad S.A., en la que la Fundación Joel Marambio aportó $408 millones; ICAL, otros $408 millones, y la Fundación Salvador S.A. (conformada por Jorge Arrate, Roberto Celedón, José María Bulnes y Adil Brkovic) aportó cerca de $370 millones.

Con esos aportes, la propiedad de la casa de estudios quedó distribuida en un 25% para cada una de esas tres partes (75% en total) y 25% de la propiedad quedó para la Corporación de la universidad.

La relación estuvo tensionada ya desde el 2006, cuando renunció Tomás Moulian a la rectoría (reemplazado brevemente por Arrate) y se le pidió la renuncia a Roberto Celedón como secretario general.

Según fuentes cercanas a Arcis, en diciembre de 2007 Marambio estaba por vender la universidad y lo habría planteado en reuniones del plantel, pero las cosas habrían cambiado en enero, cuando se empezó a gestionar el crédito. Finalmente, él habría propuesto comprar las acciones de Fundación Salvador ofreciendo pagar a tres cuotas el mismo aporte que habían hecho sus socios al constituir Libertad S.A., y en abril de este año Fundación Salvador salió, de la propiedad de la universidad.

Navarro: “Es una forma de fomento a la educación con sentido bolivariano”

Como una forma de fomento a la educación superior con un sentido “bolivariano” definió el senador PS Alejandro Navarro la ayuda financiera que la Universidad Arcis ha recibido desde Venezuela. “Se trata de una cooperación para hacer que Arcis siga siendo una alternativa de educación con un claro sentido bolivariano”, dijo.

Si bien rechazó que haya sido el gobierno central chavista el que gestionara el millonario préstamo a la casa de estudios, el parlamentario defendió la idea de que organismos extranjeros, en función de consideraciones políticas, contribuyan al financiamiento de entidades educacionales en nuestro país. “Si vamos a darle un connotación ideológica o de intervencionismo, estaríamos ante un tremendo lío, porque nadie cuestiona que el Vaticano financie universidades católicas”, señaló el senador.


http://www.noticias24.com/actualidad/?p=15996