jueves, 13 de noviembre de 2008

Derrotar el autoritarismo


La esencia autoritaria, centralista y militarista del régimen se ha puesto al desnudo; Chávez crispa el ambiente y profundiza la crisis política. Se ha llamado a una consulta para escoger a quienes, de acuerdo con la Constitución y las leyes, serán los encargados de gobernar y administrar los estados y municipios de lo que teóricamente es una república descentralizada que debe funcionar de acuerdo con la Constitución democráticamente.

Chávez amenaza con "meter preso a Manuel Rosales y sacarlo a como dé lugar", con lo cual se coloca al margen de las reglas del desempeño democrático; arrasar con Morel; "tomar militarmente al aeropuerto de Carúpano (un grupo de sus seguidores procede a destruir la alcaldía de ese lugar); con "sacar los tanques" en Carabobo ante la inminente victoria de Salas Feo; clausurar emisoras y mil amenazas contra la candidata Manuitt en el Guárico. En fin, es la desmesura de un gobernante poseído de los mil demonios del centralismo, del autoritarismo y del militarismo desatados como jamás se había visto en una campaña electoral. Es el anuncio de minigolpes de Estado contra la voluntad popular expresada cívicamente en las urnas electorales.

Por cierto, cuando amenazó con los tanques, vinieron a mi memoria los tanques rusos, soviéticos, invadiendo Checoslovaquia y poniendo término a uno de los experimentos más hermosos conocidos como la "Primavera de Praga", el socialismo con rostro humano del cual habló el Primer Ministro de ese país. Es estalinismo en acción. Es el socialismo real que colapsó en la Urss y las llamadas democracias populares del este de Europa. Valdría la pena releer al libro de Teodoro sobre Checoslovaquia, el socialismo como problema, que significó el comienzo de la rebelión en Venezuela contra regímenes de esa naturaleza.

Esta repetición al carbón de métodos autoritarios que se ofrecen con el nombre de socialismo del siglo XXI, este regreso a los caudillos del siglo XIX (repásese la historia venezolana desde 1830), plantea cerrar este ciclo perverso que tanto daño le ha hecho a nuestro país.

En noviembre de 1952, en las peores condiciones: cárceles llenas de presos, en la clandestinidad, millares en el exilio, una dictadura militar fue abrumadoramente derrotada.

En este noviembre de 2008, el músculo democrático deberá ponerse en acción y derrotar el autoritarismo, el centralismo y el militarismo; triunfará la democracia.

Pompeyo Márquez
Últimas Noticias / ND

http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=454589