sábado, 22 de noviembre de 2008

El viaje del crucero nuclear Pedro el Grande, esperado en Venezuela la próxima semana con un escuadrón de la marina de guerra rusa


El viaje del crucero nuclear Pedro el Grande, esperado en Venezuela la próxima semana con un escuadrón de la marina de guerra rusa, tiene como fin demostrar el poder naval del Kremlin ante el mundo y reafirmar su estatus como superpotencia.

Sin embargo, la llegada del buque de 24.000 toneladas y sus escoltas podría marcar el fin de una era de crecientes ambiciones para la armada rusa, no su inicio.

Los planes de Rusia para efectuar maniobras militares en el Caribe, por primera vez desde la Guerra Fría, fueron hechos antes de la crisis financiera mundial, que afectó su economía basada en los energéticos. La caída en los precios del crudo, según consideran algunos, podría ponerle fin a las ambiciones moscovitas de tener una mayor presencia en el hemisferio occidental.

El Pedro el Grande, así como un destructor con misiles y dos barcos de apoyo de la Flota del Norte, partieron a Venezuela a fines de septiembre, en lo que es ampliamente considerado como una muestra del malestar ruso ante el envío de buques de guerra estadounidenses con ayuda humanitaria para Georgia, luego de su guerra en agosto contra Rusia.

Un par de bombarderos estratégicos rusos visitaron Venezuela durante una semana en septiembre. Durante la Guerra Fría, la Unión Soviética envió aviones y buques a Cuba.

La llegada de la escuadra concuerda con la visita del presidente ruso Dimitry Medvedev a Venezuela y otras naciones latinoamericanas. El mandatario venezolano Hugo Chávez, crítico constante de las políticas estadounidenses, ha expresado que su nación necesita una fuerte amistad con Rusia para reducir la influencia de Washington y mantener la paz en la región.

Algunos expertos, sin embargo, ponen en duda el valor militar de las maniobras.

“El Kremlin sigue con sus acciones antiestadounidenses al estilo del siglo XIX”, dijo Alexander Golts, analista militar independiente. “Sin embargo, militarmente no tiene sentido. Un par de barcos tratando de llegar a Sudamérica no van a fortalecer la posición rusa ante Estados Unidos”.

Medvedev prometió en septiembre que Rusia continuará con otras maniobras militares en el resto del mundo, luego de la visita a Venezuela. Pero la capacidad de su armada es limitada.

“Rusia simplemente carece de los barcos para ese fin”, dijo Alexander Khramchikhin, analista del Instituto para el Análisis Político y Militar, un grupo de asesoría independiente con sede en Moscú.

El y otros analistas expresaron que el Pedro el Grande y su escolta, el destructor Almirante Chabanenko, se cuentan entre los pocos barcos militares rusos capaces de efectuar viajes de largo alcance.

La construcción del Pedro el Grande se inició antes del derrumbe soviético en 1991, pero concluyó una década después. Está diseñado para destruir portaaviones con una serie de misiles crucero supersónicos. Es el barco más grande de la flota rusa y su única nave no sumergible con un reactor nuclear, el cual le da un enorme alcance y autonomía.

El crucero sufrió un accidente letal en 1996
, cuando una tubería de vapor de alta presión estalló, matando a cuatro marinos. En el 2004, el jefe de la armada rusa declaró abruptamente que la nave era tan decrépita que podía explotar en cualquier momento.

El almirante Vladimir Kuroyedov se retractó rápidamente, diciendo que habían malinterpretado sus palabras, y algunos medios atribuyeron su comentario a un conflicto personal con el capitán del crucero.

El escuadrón ruso ha tocado varios puertos del Mediterráneo como parte de su recorrido, el cual cubre más de 15.000 millas náuticas, tres veces la distancia entre las costas de Venezuela y la base de la flota, en la península ártica de Kola. Luego de completar las maniobras conjuntas con Venezuela, los barcos partirán al Océano Indico para más ejercicios, dijo la armada.

De todas las ramas de las milicias rusas, la armada fue la más afectada por la caída de la Unión Soviética. Fuertes recortes en el gasto militar dejaron a muchos barcos oxidándose en el abandono y ello obligó a las autoridades a descartar varias naves comparativamente modernas.

El aumento en los precios del crudo durante el mandato de ocho años de Vladimir Putin generaron un aumento en las inversiones militares rusas, lo cual permitió reparar algunos barcos y entrenar a nuevos tripulantes. Sin embargo, la armada rusa es apenas una sombra de lo que fue en la era soviética, cuando Moscú enviaba con regularidad a sus barcos a patrullar los mares del mundo.

“La mayor parte de las naves de superficie construidas durante la época soviética se han acercado mucho al final de su vida útil”, dijo Khramchikhin. “Esta no puede ser extendida indefinidamente, a menos que quieran verlas hundirse a mitad de su recorrido”.

La tragedia del submarino nuclear Kursk, en la que murieron sus 118 tripulantes en agosto del 2000, y una serie continua de acontecimientos mortales, mostraron el mal estado de la armada rusa.

Previamente este mes, 20 personas se asfixiaron y otras 21 resultaron lesionadas en un submarino nuclear nuevo, cuando un sistema contra incendios se encendió por accidente y llenó la nave con gas freón, desplazando el oxígeno. El accidente, del que se culpó a un marinero que estuvo tocando los controles del sistema, ocurrió cuando la nave realizaba pruebas de funcionamiento en el Mar de Japón.

“Las tripulaciones mal entrenadas o los barcos mal mantenidos presentan el peligro de nuevas catástrofes“, dijo el analista militar Pavel Felgenhauer.

Rusia sólo tiene actualmente un portaaviones de la era soviética, el cual es más pequeño que sus similares estadounidenses y se ha visto afectado por el mal funcionamiento de sus turbinas y otros problemas técnicos.

Los expertos dicen que el descenso en los precios del crudo y la crisis financiera mundial con seguridad han detenido los planes para aumentar la inversión militar, al menos en el corto plazo.

“Rusia carece de dinero, recursos industriales y el personal calificado en la industria para hacerlo”, dijo Khramchikhin.

Vladimir Isachenkov
The Associated Press

http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/20357/buques-rusos-en-viaje-a-venezuela-para-maniobras/