martes, 11 de noviembre de 2008

¿Será Mauricio Funes el próximo AMLO?


Desde hace algunos días, los integrantes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) de El Salvador, vienen proclamando que habrá fraude en las elecciones que se llevarán a cabo el próximo año.Mientras las encuestas los favorecían no reclamaban, pero ahora que los números han cambiado, los miembros del FMLN pretenden rechazar de antemano los resultados y llevar el país a la violencia.

Para colmo, no se trata de una estrategia propia, sino de un esquema diseñado por el Foro de Sao Paulo -organización a la cual pertenece el FMLN- para desestabilizar a los países que no acepten someterse al Socialismo del Siglo XXI.

En el año 2006, cuando el Partido de la Revolución Democrática (PRD) de México y su candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), perdieron las elecciones, sacaron sus militantes a la calle y provocaron violentos disturbios, argumentando ser víctimas de un fraude. Numerosos informes de inteligencia coincidían en señalar que el financiamiento para las acciones desestabilizadoras provenían del gobierno de Hugo Chávez, integrante del Foro de Sao Paulo, al igual que el PRD.

El FMLN ha sido aún más audaz y ni siquiera ha esperado a que se realicen las elecciones para desatar la violencia. Hace dos días sus seguidores atacaron una caravana del candidato oficialista Rodrigo Ávila, acción avalada por algunos líderes del FMLN, incluyendo el ex guerrillero Salvador Sánchez Cerén, quien también funge como candidato la vicepresidencia.

Es una forma de chantaje contra el pueblo salvadoreño y sus instituciones, porque el mensaje no tan subliminal es éste: “si no nos reconocen el triunfo desde ahora, habrá violencia”.

Para justificar sus acciones vandálicas, el FMLN argumenta -entre otras cosas- que el capítulo salvadoreño de Fuerza Solidaria lleva a cabo una “guerra sucia” en su contra. Se refiere a las cuñas que aparecen en la TV local que revelan los evidentes vínculos del FMLN con Hugo Chávez.

Irónicamente, muchas de las pruebas recabadas por Fuerza Solidaria las proporciona el propio FMLN, que muestra públicamente y sin recato los cheques millonarios (en dólares) que recibe del Alba. El FMLN tampoco esconde los acuerdos preferenciales firmados con Pdvsa, que les suministra abundantes recursos para la campaña electoral.

Cristina Kirchner tiene motivos para quejarse con Chávez; porque, sin duda, el maletín de Antonini es una minucia en comparación con el volumen de petrodólares que reciben los comunistas salvadoreños.

La comunidad internacional debe estar atenta, porque Mauricio Funes querrá reproducir en El Salvador el lema de López Obrador, popularizado en la célebre canción: “si no gano, arrebato”.

Alejandro Peña Esclusa
Noticiero Digital
http://www.noticierodigital.com/?p=4857