sábado, 9 de agosto de 2008

El Universo Paralelo Del Locario


El universo paralelo al del locario, al que me refiero, es al país que hace rato le dio la espalda. La gente trabaja, produce y consume, se agobia y espera, sin que tenga nada que ver con el gobierno de estos cipotes. Sabemos que está allí y que todo daña, pero igual vivimos pese a él. Allí sigue sin que nos le alcemos. Es el instinto de conservación social que no quiere arriesgar de nuevo a ser dirigidos por chambones, que nos lleven a derrotas tras derrotas.

Entre las hipótesis “científicas” que parecieran juegos de azar con la mente, está el de imaginarse vivir en mundos distintos al de tres dimensiones. Si el nuestro tiene tres, dicen… ¿puede existir entonces uno de cuatro, de dos dimensiones, de cinco o de tres y media, para también complacer a los partidarios de la “teoría del caos”, que disfrutan con los “fractales”, esos espacios intermedios del mundo real fraccionado, pero de espacios y movimiento ordenados, pensado desde un hipotético infinito solo aparentemente desordenado?

La más vulgarizada de esas “teorías” es la probable existencia de mundos paralelos, en un espacio tiempo que discurre al lado del nuestro, sin que podamos percibirlo a no ser desde especulaciones de fenómenos psíquicos paranormales.

Según esta rebuscada interpretación, podríamos estar viviendo en medio de un curioso mundo de fenómenos, que siendo reales, solo cobran una apariencia fantasmal en nuestra vida cotidiana o puede también ocurrir lo contrario: vivimos de apariencias fantasmales, en un mundo de realidades incontrovertibles.

Me asisto de este juego, para tratar de demostrar que Chávez nos gobierna, en realidad desde un universo paralelo, con sus huestes de medio millón de fariseos felices y buchones, depredando como su jefe, en estos 10 años, setecientos setenta mil millones de dólares, con los que, sobre todo, han engordado las cuentas y propiedades de esta turbamulta de nuevos ricos, que reclaman para si el patrimonio del igualitarismo social y la reivindicación de la patria ofendida por el imperio y otros oropeles que convencen solo a imbéciles de nación.

Ha vuelto al tapete el escándalo de la pronta llegada del comunismo, con las famosas 26 leyes habilitantes que efectivamente constituyen la reposición de la reforma derrotada electoralmente el 2D 2007, pero que la oposición cohabitadora dejó convertir en lo que Chávez la designó: “una victoria de mierda”, tan es así que ahora volvió a la carga como si nada, contando que saldrán de todos los rincones a decirnos NADIE SE MUEVA, hay que esperar a las elecciones del 23 de noviembre y apelar al tribunal supremo…POR FAVOR, hasta cuando esta cantaleta de gallinas.

¿Ven ahora por qué, nos repugna esta estrategia de chilladera de los convencidos en la derrota de Chávez, a plazo de décadas, mediante un calendario electoral?

Otra vez el loco sorprendió a los ideólogos de compartir, reconciliados con él, este pobre país vuelto añicos, hundiéndose en la pobreza y la inseguridad hamponil, convencidos cual doncellas calenturientas, de que y que lo pueden derrotar en su terreno de las elecciones de funcionarios de SU régimen, que no es otro que el de las trampas y el ventajismo de TODO el Estado, jugando gansterilmente al servicio del mandamás.

Y.. entre tanto, nos zampó las 26 leyes y las inhabilitaciones en 24 horas aciagas para el país, es cierto, pero ante todo para los espadachines maniáticos de la esperada solución electoral a la crisis, que no podrá ser superada con reconciliaderas y cohabitaderas en esta tierra, porque sencillamente esa crisis es de naturaleza histórica, es decir para nada circunstancial y pasajera, donde hay que reconstruir el tejido social, las fundaciones mismas de la economía y hasta del propio Estado, ahora gangrenado y pestilente, bajo la égida de esta horda de haraganes, que terminó de pervertir TODO, absolutamente TODO.

He dicho y lo repito, aunque sea para los pocos que confíen en un análisis separado del mundo mediático opositor y de sus héroes cotidianos: Aquí no viene ningún comunismo del carajo. Aquí solo se profundiza un régimen delincuencial.

El arsenal de leyes efectivamente comunistoides, solo sirven para arrinconar a los culilluos dueños de capital, de propiedades y a sus voceros, a quienes Chávez obliga a irse o a plegarse, para ganar más dinero bajo la sombra del jalabolismo empresarial rojo rojito, tarea casi imposible desde el tesonero trabajo empresarial productivo.

Sin embargo más que nunca estoy convencido del lema: No teman, y lo repito por enésima vez, estos forajidos del gobierno NO SON revolucionarios son solo lambuceo-conservadores.

Quieren efectivamente reventar a muchos propietarios, pero es para quedarse ellos con esas propiedades. Quieren tus espacios comerciales, tus rubros, tus mercancías, tus tierras, pero para cogerselas ellos.
Este es un gobierno de propietarios privados surgidos del hampa política y de la corrupción.

El gobierno sin ruborizarse dice, entre otros ejemplos, que fracasaron 120.000 ó más cooperativas, lo que no dice, es que uno o dos vivianes de cada una de ellas, se alzó con los reales: sopotocientos mil millones repartidos y saqueados, por esa clientela que bien pudo haberse llamado misión cooperativa saqueadora.

Las nacionalizaciones son solo el mecanismo para el gran reparto entre la nueva clase de boliburgueses. Tu sales ellos entran. El modelo no es Cuba, el modelo es la PIÑATA SANDINISTA, que dejó A Nicaragua en coma y a los comandantes ricos. El modelo es el del Putin ruso, de saqueo de la propiedad estatal del viejo estado comunista desmantelado.

La compra del Banco de Venezuela, p.e. es para financiar la nueva burguesía roja, pero con dineros de su masa de clientes privados, además de los del festín del surplus petrolero.

O aceptan que Chávez, para hacerlos ricos, debe quedarse de por vida en el poder, y ese es el objetivo no confeso de las 26 leyes y de las inhabilitaciones, o laméntense de haber nacido aquí y acumulado riquezas en el pasado.

Si no me apoyas te quiebro, te ocupo, te jodo. Esa es la filosofía del charro gobernante. Si me apoyas eres un empresario patriota y digno y no dejaré que mis sicarios se metan contigo. ¿Esta claro?

Sinceremos entonces este debate. PDVSA a quien mas reparte no es a los venezolanos, es a los empresarios rojos rojitos y a los burócratas de esa cueva de bandidos, que perciben hasta el 40 % de comisiones por cada suministro de bienes y servicios. La CVG, ya es público y notorio, está en medio del derrumbe. No importa el presupuesto paga, como mañana será el caso de Sidor, CANTV, Sistema eléctrico etc. Dicho esto ¿cuánto quieren apostar sobre que debe haber en Ciudad Guayana y Ciudad Bolívar, unos 5.000 nuevos ricos que depredaron y depredan esa CVG patriota?

El universo paralelo al del locario, al que me refiero, es al país que hace rato le dio la espalda. La gente trabaja, produce y consume, se agobia y espera, sin que tenga nada que ver con el gobierno de estos cipotes.

Sabemos que está allí y que todo daña, pero igual vivimos pese a él. Allí sigue sin que nos le alcemos. Es el instinto de conservación social que no quiere arriesgar de nuevo a ser dirigidos por chambones, que nos lleven a derrotas tras derrotas. Es el país que espera por un nuevo liderazgo, por un cambio drástico, que sabemos no saldrá de las pantallas de TV, reservada para los pimpollos del discurso vago y anodino, reconciliador y manso, los del peregrinar cotidiano hasta el tribunal supremo de empleados de Chávez, generando la ridícula ilusión que de allí puede salir algo distinto a la burla y al escarnio.

La gente maldice al mandamás cada día, porque sabe que él preside esta nación como un fantasma de las peores pesadillas, pero como infelices obligados por necesidad a vivir aquí, salen con el sol o sin el, a buscar una arepa cada vez mas cuadrada, sobreviviendo en un mundo ajeno a esa discurseadera de bolserías, aunque las oyen como un murmullo lejano que pareciera la música sórdida del saqueo, el abuso y el peligro de una cotidianidad donde acecha el hampa, el desorden y la carestía.

El venezolano común, de ingresos fijos o escasos, que bajo el azote de la inflación se ve atacado y hasta obligado a reducir las calorías que consumen sus niños, no para de asombrarse ante la obscenidad de riqueza y derroches del presidente, su corte y sus huestes mal vivientes, aunque ahora estén encorbatados.

De provocación en provocación, de elección en elección, el rocolero se sale con la suya de eternizarse en el poder.

Para él, todo lo que era formal, legal, serio, tradición, estabilidad, norma, valores, ética, debía y debe ser subvertido.

En el mundo delincuencial del locario mandamás, cuentan otros parámetros de existencia. Es su universo propio y el de sus conmilitones y lo único que podemos hacer con su régimen, que ya gangrena irremediablemente TODO el Estado es dinamitarlo, para hacerlo desaparecer de nuestro horizonte ético, histórico, económico, político, institucional, social, cultural, diplomático, militar y lo que falte por extirpar del paso de estos bárbaros por el poder de la nación.

El universo real de los venezolanos de bien, de la gente que trabaja y vive con esperanza, sigue su propia cotidianidad y si bien se siente cada vez mas agredida, cada vez mas sumergida en las calamidades, por la pésima gestión del malandraje gobernante, solo le queda asomarse de vez en cuando a ese submundo de los que quieren competirle al locario en su propio terreno. “Todo se resuelve el 23 de noviembre” le repiten, y una vez oído esto, la gente se dice ¿será verdad?

Es cierto que la inmensa mayoría irá a las mesas electorales porque así se lo machacan desde todas las tribunas de opinión. La apuesta que les hago sin embargo es que Chávez seguirá impertérrito, en su universo paralelo de saqueo y presidencia vitalicia a cualquier costo.

Lo que ganemos en este proceso electoral será sumado a la pila de estiércol que es, según él, la suma de nuestros supuestos éxitos, que se estrellan ante su voluntad.

Menos mal que desde los editoriales de los ideólogos de “nuestro” bando ya se constata que el locario es CHACUMBELE, el del mismito se mató. Ya lleva 10 años matándose el mismito, pero lo único cierto es que le ganamos, él a nosotros, siguiendo esta conseja de los profesionales de la espera alcahuete.

Pero no me friegue usted también, podrán decirme: ¿QUÉ HACEMOS ENTONCES?

Es fácil, se trata solo de empezar por develar que Chávez sigue en el poder porque los que le combaten, desde el mundo opositor oficial, pertenecen a su universo de existencia real o fantasmal, divorciada del país de la inmensa mayoría de los venezolanos. Esos reconciliadores ya reconciliados con él, quieren coadministrar y han coadministrado con sabaneitor los dineros del Estado en estos 10 años y solo regatean un pedazo más grande de la torta.

La solución comienza cuando desde el país real, ese que no puede seguir esperando, insurja con otra visión y otro liderazgo.

Por Alberto Franchesqui
http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=417526