lunes, 25 de agosto de 2008

Piedad Córdoba continúa actuando como agente internacional del chavismo


La Alternativa Bolivariana para la América, el proyecto clave del Eje La Habana-Caracas, se ha convertido en la carta de oro para Hugo Chávez demostrar su peso específico como actor internacional. Esta es la visión que poseen desde los analistas de prensa oficialista rusa hasta las cancillerías de los países de mayor peso en Suramérica.

El ingreso de Honduras al esquema y el triunfo de Evo Morales en el reciente referendo revocatorio, son presentados como elementos que consolidad el aparataje del ALBA que, para algunos autores, busca simular el Consejo de Ayuda Mutua Económica creado por la desaparecida URSS para sus vínculos económicos con sus países satélites incluyendo a Cuba.

*****

Presentado como una instancia de cooperación multilateral, y operando en realidad como un esquema de financiamiento de Venezuela para beneficio de gobiernos amigos del régimen, ALBA ha venido ganando el carácter de plataforma política regional.

De hecho, Chávez ya ha convocado a los mandatarios del ALBA para una minicumbre que atendió el tema del apoyo político al gobierno de Evo Morales.

El gobierno de Venezuela incluso comienza a mostrar a los países del ALBA, como socios cautivos para decisiones económicas de considerable impacto. Ejecutivos europeos involucrados en el tema de sistemas de televisión de alta definición, han narrado que funcionarios venezolanos les señalaron que la decisión que tome Venezuela será seguida tanto por Bolivia como por Nicaragua.

Venezuela estaría financiando la renovación de los sistemas de radio y TV oficiales bolivianos y una próxima decisión sobre el sistema de Tv de alta definición en Venezuela incluiría a Bolivia
.

*****

La presencia de Piedad Córdoba en la sede del Consejo Nacional Electoral de Venezuela, el pasado 01 de agosto, revivió la imagen de Piedad Córdoba como una de las activas fichas del chavismo en Latinoamérica con acceso privilegiado a las alturas del poder. Nadie explicó las razones que llevaron a Córdoba a la sede del poder electoral. Según la senadora colombiana su destino no era el organismo electoral sino la Asamblea Nacional, pero debió ingresar al CNE buscando protección ante un supuesto ataque de opositores al gobierno de Chávez.

Piedad Córdoba tenía, cuenta ella, una reunión en la Asamblea Nacional “para recibir información sobre dos leyes exitosas en el país vecino”. Esa mañana las cámaras de TV pudieron mostrar el aparato de guardaespaldas y vehículos oficiales con los cuales cuenta la colombiana para sus movilizaciones en Caracas.

*****

En los últimos días se han producido diversos hechos que ratifican a Piedad Córdoba como una de las fichas públicas de la para-diplomacia bolivariana a nivel regional. Junto al presidente nicaragüense, Daniel Ortega, aparece en la doble condición de aliada de Hugo Chávez y activa publicista contra Alvaro Uribe.

La prensa bogotana se encargó de hacer público que la empresa Monómeros Colombo-Venezolanos (de propiedad y bajo gerencia del gobierno de Chávez) financió actividades de la senadora Córdoba. De esta forma quedó al descubierto una de las vías que utiliza Caracas para financiar a sus socios locales en cada país de la región: el traspaso de recursos como donaciones a organizaciones tipo ONG que sirven de fachada a políticos o partidos locales.

Ese esquema ampliamente utilizado para financiar la red de apoyo chavista a nivel continental, fue declarado como delito en Venezuela por el gobierno de Chávez, el cual lo califica como acto de “traición a la `patria”.

*****

La utilización de Monomeros como fuente de financiamiento de actividades políticas anti uribistas dentro de territorio colombiano, evidenció la decisión de Chávez de jugar duro en su pugna contra Uribe, interviniendo directamente en la política interna de Colombia. La senadora alegó que el dinero fue recibido por terceras personas y estaban dirigidas a sufragar gastos de “eventos culturales y de opinión pública” en solidaridad con la campaña a favor del intercambio humanitario. Campaña que liderizaba Chávez, a finales del año 2007.

El silencio guardado por el gobierno colombiano ante el financiamiento venezolano a las actividades políticas de Córdoba, pareciera corresponderse con el actual estado de lenta aproximación entre los dos gobiernos.

*****

Tras su visita al CNE en Venezuela, Córdoba continuó con una agitada agenda. En los siguientes días, Córdoba viajó a Asunción como invitada oficial a la toma de posesión de Fernando Lugo. Posteriormente se desplazó a Argentina donde participó en un encuentro de mujeres celebrado en Neuquén y promovido por organizaciones de izquierda. Córdoba aprovechó las tribunas argentinas para acusar a Alvaro Uribe de genocida. Según fuentes bonaerenses, a solicitud expresa del gobierno venezolano, la presidenta Cristina Kirchner recibió en audiencia oficial a la colombiana.

*****

Un hombre de izquierda, con obra escrita a favor de “la causa palestina”, es el canciller del recién inaugurado gobierno paraguayo. Se trata de Alejandro Hamed Franco, un militante del Partido Movimiento al Socialismo, organización que forma parte de la alianza electoral que rodeó la opción presidencial de Fernando Lugo. Hamed viene de ser embajador en el Líbano y su posicionamiento como jefe de la diplomacia del gobierno de Lugo ha sido evaluado críticamente por diversos sectores políticos de su país quienes temen un acercamiento de Paraguay con sectores radicales antieestadounidenses y anti israelies. Hamed fue acusado de entregar visas paraguayas a ciudadanos árabes sin la debida consulta a su Cancillería, aunque el caso no ha prosperado en los tribunales.

*****

La presencia del vicepresidente iraní Esfandiar Rahim Masha, en los actos de toma de posesión del presidente paraguayo, confirma la intensa actividad que Irán despliega en Latinoamérica. Los países en los cuales Irán está abriendo operaciones (políticas y comerciales), coinciden con el mapa de gobiernos estrechamente aliados con Chávez y La Habana.

*****

Una preocupación que embargó a Moscú en las últimas semanas fue el de su imagen internacional. Medios cercanos al Kremlin lamentaban que Rusia estaba ganando en el campo de batalla pero perdiendo en el terreno mediático globalizado. Vladimir Putin se habría incluso quejado que salvo Cuba, ninguno de sus aliados se había pronunciado contra el gobierno de Georgia. Acto seguido, la cancillería venezolana emitió un comunicado denunciando los actos de “violencia perpetrados por las tropas georgianas contra la población suroseta”. Con esto, Caracas se sumó a Cuba como respaldo político internacional a la invasión rusa a Georgia.

Edgar C. Otálvora
El Nuevo País

http://www.noticias24.com/actualidad/?p=16928