lunes, 22 de junio de 2009

Consejo de Guardianes de Irán reconoce fallas en los comicios


Teherán.- El Consejo de Guardianes iraní admitió este lunes que en las elecciones presidenciales del pasado 12 de junio se cometieron irregularidades en las votaciones, informa la página web del canal estatal de televisión Press TV.

Según cita el canal, el organismo iraní ha asegurado que en 50 ciudades votaron más electores de los inscritos en el censo, lo que implica más de 3 millones de votantes, reconoció el portavoz del Consejo, Abbas-Ali Kadkhodaei, citado por Efe.

Esta afirmación se produce en respuesta a las quejas presentadas antes por el candidato conservador, Mohsen Rezaei.

El Consejo, integrado por seis clérigos y seis juristas, es el organismo encargado de validar los resultados electorales presentados por el Ministerio de Interior para que sean oficiales.

"Las estadísticas proporcionadas por Rezaei en las cuales él reclama que más del ciento por ciento de los electores registrados han emitido su voto en 170 ciudades no son exactos, el incidente ha ocurrido en sólo 50 ciudades", apuntó Kadkhodaei.

En sus 30 años de existencia, el Consejo jamás ha tomado una decisión de tal calibre como es la anulación de los comicios, que exige la oposición.

Los resultados oficiales otorgan 62,6% de los votos al actual presidente iraní, el ultraconservador Mahmud Ahmadinejad, y al líder opositor reformista, Mir Husein Musavi, 33,75 % de los sufragios.

Tensiones se mantienen
La Policía iraní puso en libertad a Faezah Hashemi, hija del ex presidente Ali Akbar Hashemi Rafsanyaní, detenida el domingo junto con otros cuatro miembros de su familia, que fueron liberados antes, informó la televisión nacional en inglés PressTV. Faezah Hashemi fue arrestada por participar en una manifestación opositora en la plaza de Azadi de Teherán.

La policía y la temida milicia Basij recorren las calles de Teherán para impedir más protestas y el Gobierno intensificó las medidas con el fin de intentar acallar a los medios de comunicación independientes.

Varios disparos se escucharon ayer en Teherán y clérigos reformistas aumentaron sus críticas a la autoridades iraníes después de más de una semana de desafíos sin precedente al liderazgo de la República Islámica.

Otro testigo dijo que escuchó disparos en el distrito de Zaferaniyeh, al norte de Teherán. No hubo reportes inmediatos con el número de víctimas. Las restricciones del Gobierno evitan que los corresponsales de los medios extranjeros asistan a las protestas para reportar.

El norte de Teherán es un bastión del derrotado candidato Mir Hussein Musavi, cuyos partidarios han estado subiendo a los tejados para cantar consignas en desafío, una repetición de las tácticas usadas en la Revolución Islámica de 1979.

Información cerrada
Las autoridades informaron en un comunicado que detuvieron a 457 manifestantes el pasado sábado "que estuvieron involucrados en daños a la propiedad pública". De acuerdo con fuentes cercanas al líder opositor Mir Hussein Musavi, previamente habían sido detenidos más de 200. CNN informó sobre 19 muertos. Pero en la red social Twitter los ciudadanos indican que alcanza a 50 las víctimas fatales.


http://internacional.eluniversal.com/2009/06/22/int_art_consejo-de-guardiane_1443373.shtml