jueves, 29 de enero de 2009

El Alto Mando amenazando a la prensa– es GOLPE


Muy mal hecho lo del Alto Mando militar hacerle de comparsa al Vice-Presidente, al que podemos llamar Vice-tirano, y ponerse a responderle amenazadoramente a Petkoff y de paso amenazar a Globovisión. Fíjense que en un escenario pre-electoral, sacar el Alto Mando al ruedo político es un síntoma de debilidad extrema, pero es más grave, es de hecho amenazar con sacar las tropas, puesto que lo que hay de detrás de esos señores son fusiles, soldados, tanques y cañones.


¡Una guará! Por otro lado, ¿Qué inventa Globovisión? Nada, a menos que los videos y las declaraciones de invitados sobre varios temas candentes sean mentira, pero, ¿es cierto o no que los malandros de Lina tiene tomada la Alcaldía Mayor? ¿Es cierto o no que le tiraron unas bombas lacrimógenas al Nuncio Apostólico, y que estas decían “CAVIM”? ¿Es cierto o no que PDVSA paga los autobuses que arrean a los pobres humildes a los actos de Chávez? ¿Hay o no hay un video del director de la Policía Metropolitana llenando una botella con gasolina, lo cual está tipificado en el código penal como alteración de evidencia?

Bueno, nada de esto es nuevo, estimados lectores. El punto de esta nota es que Petkoff solo dice lo que sabemos todos, ningún secreto: la esencia misma de este régimen es un ventajismo rampante, de corte fascista, el abuso de poder, y ante este hecho no hay equivalencia moral alguna, es decir, Chávez no puede decir que el actúa así para proteger a los pobres de la oligarquía, etc. Los pobres podrían responderle: “no me defienda, compadre”.

La gran estafa política del chavismo es que ellos creen, con sinceridad, que la dictadura está justificada para que la “oligarquía” no regrese a gobernar este país. Cuando se echan palos hablan de ese “paso necesario pero evitable si ganamos”. Ese “pasito” es lo que está en el aire desde la intervención del Alto Mando en una discusión política válida, ya que ellos no tienen vela para tal entierro.

La misma excusa la viene dando Fidel Castro desde el año cuando yo nací, y no se irá sino muerto del poder, porque su hermano es lo mismo– el régimen sigue sólido, inamovible. Aquí se prepara lo mismo: el desconocimiento de la voluntad popular y el establecimiento de un régimen sin término, un régimen inconstitucional, comenzando por este referéndum que pregunta de nuevo lo que ya fue rechazado en el referéndum anterior. Si Chávez pierde, como perderá, ya tiene preparado el plan del “palo a la lámpara”, donde comenzará la verdadera revolución pseudo-cubana.

Hay quienes piensan que uno desde el exilio imagina cosas que nunca sucederán y siguen pensando que este régimen tiene salida electoral, lo cual no quiere decir que no vayamos a votar, eso no tienen nada que ver ni yo lo estoy recomendando. Hay que ir a votar hasta el último día, ya que la primera bala solo se puede disparar después del último voto, no antes. No obstante, para los ilusos que piensan que hay salida democrática, por favor observen el comportamiento del chavismo en las jurisdicciones donde perdieron. Cuando haya un riesgo serio de que pierdan el Palacio de Miraflores, pues no habrá más elecciones.

Siempre se puede acudir a la excusa de Fidel: Globovisión trabaja para los yanquis y de perderse las elecciones es solamente por una intervención norteamericana en la política nacional y no por una razón más simple: el pueblo se cansó o se cansará del abuso de poder, de la violencia política y de los 500 muertos por arma de fuego que llegan a la morgue de Bello Monte todos los meses. El pueblo, hasta los más humildes, ya no se cala discursos de ocho horas de gamelote, y pronto vendrá el cambio, como debe ser en cualquier sociedad “normal”.

Chávez avanza hacia el despeñadero de la dictadura abierta que nos enredará en un enfrentamiento civil, pero hay maneras de pararlo. No me refiero a lo que ustedes están pensando, ya que eso sería deslegitimar la lucha democrática y pacífica que hasta ahora hemos llevado adelante. El que desenfunda primero, pierde. Me refiero a redoblar las acciones de calle, sin bombas Molotov ni destrucción innecesaria de bienes– y sin muertos. Hay que hacer como los hindúes de Gandhi, quienes se tiraban al suelo delante de las tropas inglesas, y al final Inglaterra se rindió sin usar las armas.

Sé que es difícil luchar sin contestar las agresiones, pero el objetivo es que el país vea quienes son los locos y los violentos, y que el país salga -motivado– a votar. Solo la no-violencia nos hará libres. Y si no es así, habrá que decidir un desembarco de Bahía de Cochinos pero sin cochinos, puros patriotas, para liberar la patria. Aquí ya estamos trabajando sobre la certeza de la dictadura que impondrá el chavismo y les hemos descrito este escenario a las nuevas autoridades norteamericanas. Ellos tampoco creen que Chávez entregará el poder en forma constitucional– nadie lo cree, es más, no hay diplomático latinoamericano en Washington, y hemos hablado con docenas, que de un centavo por el futuro de la democracia venezolana.