martes, 20 de enero de 2009

POLICÍA METROPOLITANA REPRIME MARCHA ESTUDIANTIL


SIGUIENDO ÓRDENES DEL PRESIDENTE
La fuerte presencia policial en los lugares de concentración de los estudiantes opositores sigue a la orden emitida el pasado sábado por el presidente Hugo Chávez para que los responsables del orden público utilicen "gas del bueno y detengan" a quienes realicen manifestaciones sin permiso, provoquen disturbios callejeros o corten la circulación en vías principales de la capital

BOMBAS LACRIMÓGENAS
Miembros de la Policía Metropolitana lanzan gases lacrimógenos al grupo de estudiantes que particpan en la manifestación en contra la enmienda sobre reelección de cargos públicos. EFE

BOMBAS LACRIMÓGENAS PARA LOS ESTUDIANTES
Jóvenes pertenecientes al movimiento estudiantil denunciaron este martes que la marcha que que se había pautado para la mañana de hoy fue impedida por la acción de la ballena de la Policía Metropolitana, además de bombas lacrimógenas y perdigonazos en la avenida principal de Las Mercedes a la altura de El Rosal


ENTRE REPRESION Y DETENCIONES
En los alrededores del lugar de concentración fueron detenidas seis personas por la Policía de Chacao y Baruta que, según algunos medios de comunicación, serían simpatizantes del Gobierno, iban armadas y habrían participado en otro incidente ocurrido por la mañana entre grupos oficialistas y opositores



La policía de Caracas impidió este martes la manifestación de un grupo de estudiantes opositores que pretendía atravesar la ciudad, sin autorización, para entregar en el Tribunal Supremo un recurso contra la enmienda sobre reelección de cargos públicos.

Los estudiantes trataron de comenzar la marcha por diferentes vías y en dirección oeste desde la plaza Brión, en el este de la capital, pero todos los intentos fueron neutralizados por los agentes.

En los alrededores del lugar de concentración fueron detenidas seis personas por la Policía del Municipio Chacao y Baruta que, según algunos medios de comunicación, serían simpatizantes del Gobierno, iban armadas y habrían participado en otro incidente ocurrido por la mañana entre grupos oficialistas y opositores.

También fue detenido un camión que transportaba cocteles molotov y que, según su dueño, fue alquilado por los estudiantes que protestaban.

Carlos Mesa, jefe de la Policía Metropolitana (PM), dijo que durante las escaramuzas se vieron obligados a lanzar gases lacrimógenos a un pequeño grupo de presuntos estudiantes que utilizó varios cocteles molotov y piedras.

Ningún organismo o medio de comunicación reportó la existencia de heridos o lesionados en los incidentes, en los que, según testigos, participó algo más de un centenar de personas.

Por la mañana, el ministro del Interior, Tarek El Aissami, responsabilizó a los "sectores estudiantiles" de oposición de un eventual "escenario de violencia".

También por la mañana, presuntos oficialistas, que podrían ser los detenidos esta tarde, según los medios, atacaron con "disparos y bombas lacrimógenas" a opositores reunidos cerca del Ateneo de Caracas, sostuvieron algunos participantes.

La fuerte presencia policial en los lugares de concentración de los estudiantes opositores sigue a la orden emitida el pasado sábado por el presidente Hugo Chávez para que los responsables del orden público utilicen "gas del bueno y detengan" a quienes realicen manifestaciones sin permiso, provoquen disturbios callejeros o corten la circulación en vías principales de la capital.

El derecho a manifestar está consagrado por la Constitución, pero debe adecuarse al cumplimiento de los requisitos de tiempo y espacio señalados por la ley.

El grupo de estudiantes opositores quería llevar al Supremo un recurso contra el proyecto de enmienda constitucional que permitiría a los cargos de elección pública, entre ellos el presidente, presentar su candidatura a la reelección las veces que quieran.

Argumentan, principalmente, que la enmienda lleva a una monopolización del poder y va contra el principio de alternancia que consagra la Constitución.

El Gobierno sostiene que la propuesta amplía las atribuciones políticas de los ciudadanos al no poner límite a la posible reelección de un buen gobernante que, en última instancia, debe pasar por unas elecciones para poder repetir en el cargo.

Ese proyecto será sometido a referendo el próximo 15 de febrero para que unos 17 millones de venezolanos lo aprueben o lo rechacen.

EFE
Diario 2001
http://www.2001.com.ve/noticias_2001online.asp?registro=102738