martes, 14 de julio de 2009

Protestan por pasivo laboral y deterioro de plantas de aluminio



Paralizaron las vías de Puerto Ordaz los trabajadores del sector


Trabajadores de Alcasa, Venalum, Bauxilum y Carbonorca se mantienen en asamblea permanente y, por segundo día consecutivo prevén nuevas movilizaciones, hasta recibir respuestas de las autoridades en cuanto a los pasivos laborales y el plan de rescate de esas empresas.

Líderes sindicales y trabajadores de las filiales del aluminio en la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) iniciaron ayer una amplia jornada de protesta, dejando de lado sus diferencias políticas y tomaron las calles de Puerto Ordaz, en reclamo de inversiones, mejoramiento tecnológico, depuración en las gerencias de esas empresas.

Exigieron además el pago del fideicomiso de sus prestaciones sociales, de tickets de alimentación, y el derecho de tomar vacaciones, suspendidas a la fecha por falta de recursos.

La protesta laboral de Venalum, Alcasa, Carbonorca y Bauxilum provocó un intenso caos vehicular en Puerto Ordaz. Los obreros marcharon por las principales avenidas y se agruparon en la sede administrativa del holding de Guayana.

La intención de la concentración obrera fue entregar un documento a las autoridades de la CVG para explicar sus demandas y solicitar la participación activa de los trabajadores en las discusiones promovidas para la recuperación de las empresas.

El presidente del sindicato de profesionales de CVG Venalum, Manuel Díaz, aseguró que en la marcha "se apartaron las diferencias políticas porque entendemos que hay que recuperar las empresas y los beneficios de los trabajadores". Responsabilizó de la crisis a los actuales presidentes del holding, "porque ellos en dos años tienen a las empresa de Guayana en jaque".

A pesar que desde la mañana de este lunes se desvió la flota de transporte que se dirigía a las distintas plantas con los obreros pertenecientes al primer turno laboral, se dejó en claro que la protesta no implicó la paralización de las empresas.

"La situación es bastante difícil, pero las plantas no están paralizadas porque esta movilización es sólo con los trabajadores que iban entrando. Estamos siendo responsables en este tipo de actividades", sentenció Ángel Marcano, representante de los trabajadores de CVG Alcasa y presidente de la Subcomisión de Empresas Básicas y Minas de la Asamblea Nacional.

El parlamentario pidió "que a los trabajadores se les escuche y que el presidente Hugo Chávez de una vez por todas aplique el Plan Guayana 2009-2019", además de acabar con la burocracia que, según él, "sólo ha servido para entorpecer las labores y hacerle un daño terrible a la revolución en la región".

Los trabajadores dieron plazo hasta el próximo viernes para que el ministro y presidente de CVG, Rodolfo Sanz, se pronuncie. De no obtener respuestas se anuncian más movilizaciones, operaciones Morrocoy y la unión de los trabajadores de Sidor y Ferrominera Orinoco a las acciones de calle.

José Luis Morocoima, dirigente sindical de Bauxilum señaló que esa empresa necesita alrededor de 100 millones de bolívares fuertes al mes para resolver la contingencia. "Si la empresa está tan deteriorada, lo más recomendable sería un cierre técnico y evitar su colapso".

Destacó que las movilizaciones y concentraciones continuarán hasta obtener respuestas,

CVG Alcasa, a través de una nota de prensa, informó que sus trabajadores acudieron a laborar desatendiendo el llamado a paro de la dirigencia sindical.

Sailú Urribarrí Núñez / Con Información De Mariela León
EL UNIVERSAL