martes, 14 de julio de 2009

....Y salió trasquilado


En varias oportunidades el teniente coronel lenguatón ha ido a buscar lana y ha salido trasquilado. La primera vez fue el 4 de febrero, cuando pretendió sentarse en la silla de Miraflores y eliminar a todos los poderes constituidos; fracasó porque "prudentemente" se quedó en el Museo Militar, dicen que por temor al alma de misia Jacinta que ronda por el palacio presidencial. En el 2001 intentó meterse con nuestros hijos y fracasó porque las mujeres venezolanas los defendieron como tigras paridas. En abril del 2002 provocó la crisis de Pdvsa para poder disponer de petróleo y enviarlo gratis al "demócrata" Fidel; fracasó porque la sociedad civil y militares institucionales se le enfrentaron, lo que determinó su renuncia supeditada a que lo enviaran a las playas de Varadero. Aunque la Fuerza Armada lo regresó por el peligro de ingobernabilidad, tuvo que posponer su intención de esquilar. El 2D fue nuevamente a buscar lana y el pueblo le dio calabazas.

En estos días decidió incursionar en el exterior y ya había cerrado el negocio cuando unos catrachos que creen en la democracia le dieron una gran trasquilada. Quizá el fracaso de debió a que "prudentemente" se quedó en Caracas, enviando íngrimo y solo al mensajero Mel en un avión de todos los venezolanos. También hay que reconocer que quizá el chileno intermediario encontró la oportunidad de vengarse por haberlo llamado pendejo y por ello se hizo el pendejo manejando el conflicto muy pendejamente, por lo cual lo sacaron del juego como un ídem.

Molesto porque el sumiso educador no ganó la Alcaldía Mayor, decidió que una otrora distinguida profesional usurpara funciones y confiscara los sueldos y salarios de los trabajadores. Esta vez salió trasquilado porque se encontró con alguien decidido a enfrentarlo y a defender nuestros derechos. Fue un error de cálculo. Pensó que Ledezma era pataruco como los que abundan en Sabaneta, pero le resultó un gallo guariqueño dispuesto a vencer o a morir. En este caso debe preocuparle no solo la trasquilada puntual, sino su efecto para el 2012. Sin duda que Ledezma corrió un gran riesgo e incluso quien esto escribe pensó que la huelga de hambre era un error, por la insensibilidad de quienes detentan el poder, pero hoy todos reconocemos que actuó acertadamente y con valentía. Nuestro reconocimiento a Miguel Ángel Nieto, Federico Black, Ana Black, Rosaura y a otros que lo acompañaron.

Cierto que en muchas otras ocasiones consiguió lana y los trasquilados fuimos otros, pero la lección es que cuando lo enfrentamos unidos y con decisión el teniente coronel no consigue la lana. Sigamos pues luchando con una misma unidad de propósito, en la seguridad de que la acción de Ledezma y los sucesos de Honduras obligarán a la comunidad internacional a diseñar algunas medidas para sancionar a presidentes electos que violan la constitución y las leyes, sin perder de vista que el problema lo tenemos que resolver los venezolanos.

Eddie A. Ramirez S.
El Universal