viernes, 17 de abril de 2009

Al Aissami en ridículo




Presunto PM desenfunda el arma contra Ledezma


A propósito de Antonio Ledezma

El ministro de Interior y Justicia, Tareck El Aissami, calificó las agresiones contra Antonio Ledezma como una “actuación ridícula” y aseguró que los efectivos de la PM simplemente contuvieron las actitudes violentas de los acompañantes del alcalde metropolitano. Esa declaración del joven ministro lo convierten en un destacado alumno de los grandes tergiversadores. La actuación de Ledezma es apenas una acción ciiudadana, de una autoridad légítima que busca en el poder competente ejercer sus derechos constitucionales.


Muy distante a la “legalidad” de la actuación de sus regordetes esbirros. “En ridículo” se encuentra usted ministro, que por su impericia y falta de voluntad es incapaz de detener esta guerra social que causa en el país más de catorce mil homicidios anuales en los años de su amada “revolución” y que este año, el de su exclusiva responsabilidad, se remontarían a un récord que lo mancharía a usted por años con esa deshonrosa distinción.

Las muertes violentas, en este comunismo trasnochado, superan en diez años los cien mil venezolanos. Una cifra pavorosa y dantesca. Claro que, a usted, por ahora, no le afecta, por las decenas de espalderos que utiliza para su seguridad. Pero le recuerdo ministro, que esos muertos son mayoritariamente venezolanos jóvenes, pobres y trigueños o negros. Una fila de ataúdes, que llegaría de Caracas hasta la vía a Puerto Cabello, es decir dos horas y media viendo la muerte en Venezuela a cien kilómetros por hora.

En ridículo está usted, Al Aissami. Evite esa deshonrosa mancha y renuncie ya.