viernes, 3 de abril de 2009

UNT: Es una "aberración jurídica" condena a comisarios


El partido Un Nuevo Tiempo repudió las sentencias dictadas a los comisarios Iván Simonovis, Lázaro Forero, Henry Vivas y a los ocho funcionarios de la Policía Metropolitana.

La coordinadora nacional de la Comisión de Derechos Humanos de la tolda azul, Delsa Solórzano, extendió una palabra de solidaridad tanto a los funcionarios como a sus familias y condenó la “orden acatada por la juez Maryori Calderón”.

“El Presidente necesitaba tener chivos expiatorios de los hechos del 11 de abril de 2002 y vemos como se violan los derechos fundamentales de estos ciudadanos y se demuestra la ausencia de estado de Derecho que hay en el país actualmente”.

La dirigente explicó que en este caso en particular se violaron además los principios de igualdad ante la Ley, y se preguntó cómo los verdaderos responsables de los hechos ocurridos ese día estén en libertad, tal sería el caso “de Richard Peñalver, quien es actualmente concejal metropolitano”.

Según Solórzano es evidente que se está en presencia de un juicio político, al igual que las persecuciones al ex General Raúl Isaías Baduel, quien a pesar de presentarse ante el tribunal militar fue detenido este jueves, sin orden de captura; a Manuel Rosales, quien está siendo acusado por hechos que no ha cometido y que ahora también se le acusa de homicidio en grado de frustración”.

La coordinadora nacional de la Comisión de Derechos Humanos de UNT aseguró que en el país se está viviendo la criminalización de la disidencia, al igual que en los tiempos del nazismo en Alemania. “Ahora hay un nuevo Hitler en América Latina”.

En este sentido subrayó que cada líder de la alternativa democrática está enfrentando un proceso o una acusación. “Además de Manuel Rosales, ahora se acusa al gobernador del estado Miranda Henrique Capriles Radonski, no se le permite gobernar al alcalde Antonio Ledezma y se le quiere desconocer el triunfo al primer mandatario del Táchira César Pérez Vivas”.

Delsa Solórzano recordó a los funcionarios del Estado que las violaciones de los derechos a las que están siendo expuestos estos ciudadanos no prescriben y por lo tanto pueden ser juzgados en cualquier tiempo y lugar.

Cadena Global