sábado, 18 de abril de 2009

“El asesino y el malandro están trabajando para Chávez y él lo sabe. Mientras Chávez gobierne, no existirá seguridad en Venezuela”.


Cuando se habla de la inseguridad que hay en Venezuela, en donde tú sabes cuando sales de tu casa, pero no cuando regresas, nadie dice la verdad. El crimen desatado tiene nombre y apellido: es la política fundamental de la dictadura comunista-chavista. Es, además de problema social, la solución política de una tiranía.

Este gobierno alienta el crimen con todas sus consecuencias, pues para una dictadura chavista-comunista, es fundamental sembrar el miedo, el desprecio y el odio a la riqueza. Cuando ellos proceden así, se refieren a "la riqueza de los demás", pues para el chavismo, otro factor fundamental de su permanencia en el poder es apropiarse de lo que no les pertenece, es hacerse ricos robando el dinero de la nación.

¿Por qué Chávez no dedica 10% de sus intervenciones televisadas a la guerra contra el hampa? Los lunes serían los días ideales para que el narciso Presidente señalara los asesinatos de fin de semana y reclamara mano dura contra los criminales y ladrones. Pero no lo hace. Ni lo hará nunca. Chávez pudiera también publicitar las condenas que los tribunales impongan a los asesinos y ladrones. Que todo mundo sepa que quien mata y roba va a la cárcel.

Chávez, bien protegido por centenares de espalderos, guarda silencio sobre la vida que llevan los venezolanos que no tenemos protección alguna. Pero, ¿qué gana él con eso? La respuesta la dio en 1911 un venezolano fuera de serie, Pío Gil, pseudónimo de Pedro María Morantes, quien murió en el destierro en París, en 1918: "El respeto de la seguridad individual es el que ha civilizado al mundo. La historia de la civilización es la historia de la seguridad individual. Donde el respeto de las personas existe, también existe el respeto a la libertad".

"No existe la libertad y la vida cuando éstas pueden arrebatarte con la misma facilidad con que se arrebatan los bienes materiales".

"Lo que hace a las naciones respetables y prósperas es la actividad de los ciudadanos y lo que estimula la actividad de los ciudadanos es el convencimiento que nadie le arrebatará su libertad, ni su propiedad, ni su vida".

"¿Para qué trabajar cuando no contamos con la posibilidad de gozar del fruto de nuestro trabajo, porque podemos ser encarcelados, expropiados o muertos?". Esto lo escribió Pío Gil hace 98 años y casi un siglo después los venezolanos seguimos con la misma enfermedad.

El asesino y el malandro están trabajando para Chávez y él lo sabe; mientras Chávez gobierne, no existirá seguridad en Venezuela. Él necesita el suspenso y el miedo. Son herramientas fundamentales para mantener la dictadura comunista. Por eso los colaboradores del chavismo no tienen currículum, pero tienen prontuarios.


Correo del Caroní
http://www.correodelcaroni.com/content/view/124863/1/