martes, 16 de diciembre de 2008

Manual del Neo Dictador



NO A LA NEO-DICTADURA




Introducción


Los procedimientos para llegar y mantenerse en el poder de los dictadores de la globalización son diametralmente opuestos a los de los dictadores tradicionales. Llegué a esa conclusión leyendo el originalísimo “Manual Práctico del Totalitario”, publicado en el sitio web de CubaNet en 1999. Particularmente, si consideramos la experiencia con los proto dicatadores en desarrollo hoy día en la América Latina (Hugo Chávez, Evo Morales, Ollanta Humala y López Obrador en Venezuela, Bolivia, Perú y México, repectivamente). Hemos tenido la suerte de verlos en distintas fases de desarrollo en su camino a imitar al Rey de la Colina: Fidel Castro.

En pocas palabras, emprendimos esta (tediosa, aunque necesaria tarea) por dos razones. La primera es que hoy en día el “prospecto” o candidato a Neo Dictador no tiene muchas fuentes para alimentarse “intelectualmente”, aparte del muy conocido Príncipe de Maquiavelo, las crónicas de página roja que reportan asesinatos y desapariciones de personas, el manual de torturas de las policías del mundo desarrollado y las ampliamente divulgadas anécdotas que describen las mañas y “marramuncias” de los dictadores y tiranos que les precedieron.

La segunda razón, la más importante, fue el deseo de crear un compendio actualizado para los demócratas de otros países. Esperamos que lo lean con cuidado y extraigan las lecciones necesarias para enfrentar las Neo Dictaduras que están, como diría uno de sus mejores apologistas, “en pleno desarrollo”. Particularmente, los bolivianso deberían aprenderlo de memoria, por que el joven Evo está tratando de llevarlos a ellos al mismo callejón sin salida democrática en que su Hermano mayor llevó a Venezuela.

Llenar estos vacíos (medio en serio y medio en broma) requirió largas horas de fastidiosa y masoquista lectura de biografías y discursos, de extensos discursos de los ilustrísimos Fidel Castro, Saddam Hussein, Fujimori y Hugo Chávez y de multitud de documentos de los sitios web del Foro Social Mundial y del Foro de Sao Paulo. Las lecturas se realización en estricto orden de aparición.

En el proceso, tratamos de ajustar el texto original de CubaNet a la práctica totalitaria bajo las condiciones actuales de la lucha antiglobalizadora, el Anti Neo Liberalismo, el Neo Comunismo (Socialismo del Siglo XXI), el Neo Populismo y el Neo Fascismo; aunque la práctica de la Dictadura en tiempos de Globalización se apoya también en la experiencia de la segunda mitad del siglo XX del socialismo real y de los partidos comunistas, las aventuras fascistas de Hitler y Mussolinni, las memorias de los sobrevivientes de las dictaduras comunistas de Europa y los escritos de muchos de renegados que abandonaron a tiempo los partidos comunistas en América Latina.

A continuación las 32 Reglas del Neo Dictador.

1.— Tome el poder.
Antes se recomendaba rapidez, hoy no. Es mejor seguir los consejos de Toni Negri sobre el Poder Constituyente y llegar al poder por elecciones, realizar una Asamblea Constituyente, redactar una “nueva” Constitución y una vez ésta sea aprobada, poco a poco se le arrebatan los derechos al pueblo que votó por Usted. Muy fácil. Simultáneamente, mantenga la vieja práctica de hacer muchas promesas. No prometa nada que se pueda cumplir fácilmente, pues esto lo puede hacer cualquiera. Ud. en cambio, debe prometer algo increíble, algo grandioso, algo digno de un tipo tan carismático como Ud.

2.—Culpe al gobierno anterior.
Mejor aún, culpe al régimen anterior de todas las cosas malas hechas por sus partidarios enchufados en la burocracia. Esta táctica es muy útil al comienzo, cuando el pueblo todavía está ilusionado con su liderazgo.

3.—Mantenga la forma.
Es indispensable conservar un Parlamento y una Corte Suprema de Justicia. Internacionalmente eso vende. Por supuesto la “nueva” Constitución deberá permitirle a Ud. Designar y remover a sus miembros en forma aparentemente legal apenas empiecen a votar contra sus acciones dictatoriales y/o revolucionarias, que en fin de cuenta son lo mismo.

4.—Juegue a la Democracia.
Le aseguro que es mas entretenido que jugar Ajedrez o Monopolio. Además no hay que saber tanto, como en otros juegos. Para empezar hágase de un Partido de plataforma popular, esto da algo así como una legitimación permanente ante los ojos de la comunidad internacional. Ahora debe Ud. decidir si realizar elecciones libres o no. Si se decide por hacerlas, consulte al PRI y así ganará Ud. de por vida. Si se decide por no hacerlas, es más fácil. Plantee entonces inmediatamente, la necesidad histórica de un Estado y gobierno monopartidista. Explique que solo así, sin vagas discusiones y divisiones del poder, es posible establecer un consenso entre los miembros del gobierno. Use términos como democracia participativa o parlamento popular, en fin, cree un estado de confusión total en cuanto a poderes políticos, prerrogativas jurídicas y mecanismos constitucionales. Nada de división de los tres poderes: legislativo, político y ejecutivo. No hombre, no, eso solamente complica más la cosa.
Recuerde que al pueblo le gustan las cosas bien simples, más o menos así:
!Quien no está conmigo está contra mí!
¡Llegó lo que tenía que llegar!
Trompón y pa'lante!

5.—Rompa esquemas, juegue al caos.
Penetre, corrompa y/o destruya todas las instituciones que estorben sus designios. Arme a los ladrones y desarme a los policías. Malverse públicamente los dineros públicos. Justifique la corrupción. Elogie el terrorismo.

6.— No modere su lenguaje.
Antes no se podía decir ciertas cosas. Ahora es indispensable decirlas. Hable de Revolución. Sus enemigos creerán que Ud. está jugando y cuando menos lo esperen, usando algún artículo escondido en su nueva constitución, les arrebata todo lo que tienen.

7.—Estimule y amenace con la violencia, pero dosifíquela.
Convenza a los que tienen algo que los pobres los van a saquear y matar si fuese necesario, para corregir las injusticias pasadas. Esta táctica tiene el doble efecto de encantar a los pobres y paralizar a los ricos.

8.— Cree un ejercito paramilitar.
No sobrevivirá sin ejercito irregular de delincuentes políticos leales. Cómprelo si es necesario o tráigalo del Medio Oriente.

9.—Emplee esquemas maniqueos.
Los agentes enemigos son espías odiosos y colaboradores repugnantes. Nuestros matones y pistoleros, son héroes de la revolución o de la contrainteligencia revolucionaria.

10.—Mienta cínicamente, sin rubor.
Como va a “tener que matar” a unos cuantos, practique las mentiras más extrañas e increíbles para desconcertar a los enemigos. Atrévase a decir que la Oposición mata a sus propios manifestantes o que los Empresarios quiebran sus propias empresas.

11.—Controle los Medios de Comunicación.
Pero hágalo “legalmente”. Invente una ley de control de los mensajes que pueden recibir los niños y de paso obligue a todo el mundo a decir solo lo que Ud. quiere escuchar y leer.

12.— De altísima prioridad a la Seguridad Nacional.
Hay que defender los intereses y la seguridad de la revolución a cualquier costo. Transmita odio hacia otros pueblos y sus gobernantes. Especialmente, si estos fueron elegidos democráticamente, pues ni Ud. ni “su pueblo” creen en esas democracias.

13.— Hable siempre en primera persona del singular.
Usted es el gran líder de esta revolución. No tiene que ser modesto. Aunque de vez en cuando deberá recordar que Ud. no es nadie, que Ud. es solamente la voz y la mano del pueblo, una ligera paja en el viento; por que alguien o algo, mucho más grande e importante lo utiliza como herramienta de redención. Elija Ud. ese algo de acuerdo a las condiciones imperantes entre Religión, Patria, Intereses Comerciales, Revolución, Pueblos Hermanos, Ancestros, Socialismo, Democracia, Paz y Prosperidad (estos tres últimos siempre van juntos), Comunismo, Nacionalsocialismo, Independencia, Soberanía Nacional u otros de su propia imaginación. Sea creativo!

14.— Practique mucho sus discursos.
Repita 20 veces cada una del as frases que siguen y compleméntelas con tiempos y significados diferentes.

La patria me necesita...
Por el bienestar, la paz y el progreso de la Nación debemos hoy...
El futuro luminoso de nuestra patria, de nuestra sociedad, requiere de...
Nuestra democracia verdadera impone que...
Por el futuro de nuestros hijos hacemos hoy el sacrificio de...
El futuro nos llama a...
Nuestro pueblo glorioso no permitirá que...
En presencia de esta necesidad histórica, tenemos hoy que...
Defendiendo la seguridad y los intereses nacionales nos vemos obligados a...

15.— Sea "pacífico", pero...
Muéstrese bondadoso, legalista y noble frente a los corresponsales y los embajadores extranjeros. Hable bien de su querido pueblo. Exprese sosiego, paz y dulzura. Pero nunca, nunca pierda la oportunidad, tres oraciones más tarde, de expresar cuán terrible puede ser una guerra, civil o internacional, en caso de un ataque los enemigos del pueblo a la revolución “pacífica y democrática”, usando el término acuñado especialmente para Ud. por su amigo personal por el Premio Nobel Jimmy Carter” que en un momento de euforia al inicio de su revolución no supo morderse la lengua. Hable inmediatamente de los tantos agravios que les ha inferido el enemigo de clase, hable a continuación de como, bajo sus sabias directivas (sí, las de Usted y su gente, señor Dictador) se ha logrado preservar la “paz”. No deje entrever titubeos o compromisos, pues a la gente simple, al populacho, le gusta “el puño duro y sin guante”. Ojo por uña y cabeza por diente.

16.— Mantenga siempre al pueblo en pie de guerra.
Aunque Ud. esté armado hasta los dientes y esté bien claro que nadie lo va a atacar, continúe hablando del inminente ataque de los enemigo del pueblo, de la revolución o de lo que sea. En la guerra, a diferencia de la paz, existen solamente dos bandos, nosotros y ellos. No hay medias aguas y no puede haber, por consiguiente, crítica alguna. Haga ejercicios militares, construya refugios. Si no sabe como hacer, visite Cuba, países dónde hay más refugios que automóviles. Mantenga a la gente pobre y ocupada, recuerde que el ocio y el bienestar son un veneno.

17.— Sea nacionalista.
Al menos “de la boca para afuera”, debe ser el más “arrecho” de los nacionalistas, aunque por detrás negocie minas y campos petroleros con empresas extranjeras y se asesore con colegas extranjeros, dictadores y tiranos como Ud.

18.— Aclare todo el tiempo que lo suyo no es una dictadura.
Usted lucha por una democracia “verdadera” o “participativa”. No esa vulgar engañifa que existe en TODOS los países que han logrado desarrollarse económicamente. Martille eso todos los días. Los derechos de los contrarios son privilegios, los suyos son conquistas largamente inculcadas por los enemigos del pueblo y de la revolución.

19.— Viaje lo más que pueda.
Al menos antes de que le inicien un juicio en un tribunal internacional, como aprendió tristemente el ilustre Augusto Pinochet. Después de convertirse Ud. en un dictador de clase, deberá abstenerse de viajar al extranjero, al menos a Europa. Aprenda del viejo Augusto y defiéndalo, por que hay tanta injusticia en el mundo.

20.— Mantenga a la población profesional inquieta e insegura de si misma.
Por ejemplo, estudie una hora, durante el camino, las estadísticas y el proceso de producción de, digamos el chocolate en polvo y el.... plátano llanero. Una vez en la planta de chocolate, interrumpa sin pena al ingeniero principal en sus explicaciones técnicas y pregúntele acerca sobre el posible incremento del valor nutritivo del chocolate si se le añadiese plátano. Haga una pausa para que el pobre ingeniero digiera la pregunta. Ante la creciente incertidumbre y vergüenza general, dé Ud. entonces, una sabia respuesta, adicionando simplemente los valores proteicos previamente memorizados. Dele una palmadita gentil en el hombro al pobre ingeniero, quien nunca podrá justificar su ignorancia (tampoco podrá explicar la sabiduría de su máximo dirigente). Sea precavido y no coma, ni tome chocolate en los dos años siguientes, pues el director de la fábrica seguro le complacerá.

21.— Provoque conflictos laborales.
Las huelgas permiten deshacerse de los profesionales y obreros molestos, acusándoles de saboteadores y contra-revolucionarios. Monte huelgas en el Seguro Social, en los hospitales y hasta en los Conventos, siempre sale ganando algo; a menos que le resulten respondones y decentes como los miembros de la Policía Metropolitana de Caracas o dela Gobernaciones Estadales. En ese caso puede por optar por la asfixia económica de las instituciones “controladas” por la contra-revolución. De ese modo ahorra para sus proyectos y de paso logra que el mal desempeño (producto de la falta de recursos económicos) desprestigie a esas instituciones desafectas o “contra”.

22.— Descienda al nivel del pueblo.
De la mano a un campesino. Envía saludos a “Petra Gómez” o a “Pedro Pérez”. Tome Ud. sin temor un par de niños en sus brazos. Se ve muy tierno y hasta elegante. Conviértase Ud. en el Dr. Carisma. Pregunte que problemas tiene la gente. Regale casas, bicicletas. Muestre que está “preocupado” por su gente. Hágalo una vez en cada aparición pública.

23.— No deje espacio para las dudas.
Usted y solamente Usted es el verdadero y único salvador de la Patria. De no ser esto posible, no deje a nadie en libertad (o vivo) que pueda probar o contar lo contrario. Por supuesto, la primera limpieza debe ser hecha en casa. Comience entonces, tenga la bondad, por sus antiguos compañeros de lucha. No deje que nadie le quite el rango de A1. (A significa Águila). Sólo puede haber un Máximo Líder, un Señor Presidente, un Generalísimo, un Führer, un Comandante Primero y solamente un Adorable y Querido Padre de la Nación, Creador de las Ideas Suchze, un Gran Camarada..... (en coreano debe ser más corto..). Bien, mientras más títulos de los antes mencionados Ud. tenga, mejor. Si no le gustan, cree Ud. los propios. Si estuviese Ud. en la oposición podría escoger entre : Gran Portador de la Verdad Absoluta, Nacionalísimo Único, Moralísimo Indomable, Mahatmísimo, Mesías, etc.

24.— Apóyese en quien pueda para alcanzar sus objetivos.
Un buen blanco son los Padres de la Patria y los héroes populares. Es fácil presentarse como seguidor de sus ideas. No importa si se trata de un patriota viril, quien vivió y murió hace más de dos siglos. ¡Eso no importa, hombre, que pavadas históricas son esas! Ánimo, ánimo. Complemente las ideas de su héroe, enriquézcalas, modernícelas y sobre todo hágalas útiles a su causa, aunque para esto haya que descontextualizar y cambiar todas las palabras originales, lo que importa es la firma y la figura.

25.— No se alíe, ni se líe con nadie.
Los grandes guerreros y grandes bárbaros de este mundo y quienes han hecho la historia de la Humanidad, no necesitan aliados para vencer sino súbditos, muchos súbditos.

26.— Aprenda que Usted es el Oráculo.
De una vez por todas, aprenda que las opiniones de los demás no valen nada, nada, nada, nada, pues nadie está tan claro como Ud. de cual es la línea a seguir y de las decisiones a tomar. Nadie sino tú (disculpe, Ud.) ¡OH! Gran Salvador de la Patria, puede ver el gran cuadro, la gran imagen, la concepción del mundo nuevo, del hombre nuevo, el futuro luminoso, la prosperidad, la democracia verdadera, la revolución, el proceso y el proyecto, etc.

27.— Haga planes inalcanzables.
Tenga visiones, muchas visiones. Mientras más disparatadas, más numerosas y más variadas mejor. Haga planes inalcanzables, lance consignas fabulosas e imagínelas ya cumplidas. (Como el Socialismo del Siglo XXI).

Esta aura optimista trascenderá su propia persona e infestará a todos los súbditos con un júbilo indescriptible. No se asombre, ni agradezca nada a nadie, en caso de que alguno de estos planes irrealizables, por pura casualidad, sea cumplido, pues el pueblo debe sentir que está cumpliendo con un deber y no haciendo favores. Ud. no necesita de favores. De Nadie ! Ponga inmediatamente la siguiente meta, pues los súbditos necesitan de entrenamiento. Y recuerde siempre, el ocio y el bienestar material es dañino, pues trae tiempo para pensar; y esto último es puro veneno para sus planes, honorable e ilustrísimo Dictador.

28.— Dele un nombre a cada uno de los años de su Gobierno.
Así parecerá que recién está comenzando y la gente olvidará lo que debía cumplir el año pasado y, por supuesto no cumplió. Comience con el Año de la Revolución, siga con el Año de la Profundización y dele después con el Año de la Consolidación. De allí en adelante tiene libertad para bautizar cada año como a Ud. le de la gana: el Año de la Marina Mercante, el Año de la Alfabetización o el Año de la Revolución Cultural

29.— Conserve la calma.
Haga siempre de una derrota, una victoria. Si algunos de sus planes no se llegaran a cumplir, (como le pronosticaron algunos derrotistas y tecnócratas, a quienes Ud. ya encarceló o justamente retiró de sus inmerecidos puestos de trabajo por llevarle la contraria, querer advertirle de lo irrealizable de sus ideas y, sobre todo, por difundir un pesimismo esquivo y malévolo en el pueblo), conserve la calma. No se apresure, ni se acalore.. Culpe al enemigo, junto a estos tecnócratas traidores, de sabotaje. Aproveche la oportunidad. Haga cosas completas. Si no existe el enemigo real, no importa, invéntelo. Para eso están los enemigos de pueblo, el imperialismo, los latinos, los vecinos, los judíos, los negros, las mujeres, los intelectuales y los artistas, los medios y los periodistas, los racistas, los conspiradores internos y externos, las minorías sexuales, los colonialistas, los Cubanos de Miami, los extremistas, los golpistas, los terroristas, etc. Óigame, que tiene para escoger.

30.— Solo existe la mayoría.
Sólo con el apoyo de esta se puede dominar. Y la mayoría es por definición el conjunto de “sus” seguidores, no importa cuantos sean estos en realidad. Mantenga esta idea bien clara. Para lograrlo hable siempre de “ellos" y “nosotros”. O mejor aún hable solamente de “nosotros", como si los demás no formaran parte del pueblo. Diga por ejemplo (aunque sea completamente anticonstitucional (por cierto... ¿quién se habrá leído la constitución ?) que la calle, las escuelas , el servicio público y los puestos de trabajo no son para los enemigos del pueblo. Así lo han hecho en la historia otros “grandes” hombres como por ejemplo: Hitler, Stalin, Ceaucescu, Tito, Mao, McCarthy, Catro, Pol Pot, Chávez y algún que otro dictadorcillo tropical.

31.— Exponga al público su vida privada.
Las mujeres, la familia, las pequeñas miserias que lo permitan identificarse con los pobres de verdad y sus miserias de verdad, verdad. Esta es una actividad muy rentable. Además, sepa Ud. que su vida privada debe parecer un sacrificio interminable en aras de la paz y la prosperidad de su pueblo.

32.— Y niegue siempre sus reales propósitos.
Esta es la Regla de Oro, si es que esa regla existe. Hasta los ministros y más cercanos colaboradores del neo-dictador tienen que ignorar que la verdadera intención del líder es instaurar una dictadura de nuevo cuño que deberá durar hasta su muerte natural.

Cazatirano, de ND
http://theletterisback.blogspot.com/2006/09/manual-del-neo-dictador.html

http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=466598

8 comentarios:

Pio Martinez dijo...

Excelente maestro. ¿podrías preguntarle a quien lo escribió (si no fuiste vos) si me da permiso de ponerlo en formato pdf, subirlo a un lugar de almacenamiento de archivos y poner un link en mi blog para que mis visitantes puedan bajarlo? Luego te mandaría el link para que vos también enviés allá a tus visitantes.

¿qué te parece?

Saludos

Jolly Good dijo...

Gracias por republicar este texto que en su forma original publiqué el 28 de febrero de 2003. Por supuesto que autorizo su reporducción como sea SIN necesidad de citar al autor... jejeje
Saludos a todos.

Clausewitz dijo...

Hola, amigo. Yo lo escribí en el blog una encuesta sobre la dictadura de Castro y sobre su visita a Brasil. Yo ficaría feliz de tener su voto. Si es posible, a publicar a tus amigos. ¿Está bien? Un abrazo

Pio Martinez dijo...

Hola amigos,

He puesto el Manual del Neodictador en formato pdf y lo he subido al sitio box.net. Puede descargarse yendo a http://www.box.net/shared/5x0hg7mflj

Saludos, suerte, sigan adelante con el magnífico trabajo que realizan.

Resistencia_CCS dijo...

Por supuesto, Pío Martínez; puedes copiar, reproducir, poner en formato PDF, etc., etc.

El texto lo escribió una persona con el seundónimo de Jolly Good, y él no tiene ningún inconveniente en que se reproduzca el texto por cualquier medio, sin necesidad de pedir autorización.

Gracias apor tu colaboración.


Ivan

Resistencia_CCS dijo...

Jolly Good:

Muy agradecido por tu colaboración y tu gesto de desprendimiento y totalmente solidario con la causa de la libertad.


Ivan

Resistencia_CCS dijo...

Amigo Clausewitz, ya participé en la encuesta que mencionas


Un abrazo

Resistencia_CCS dijo...

Pio Martinez:


Muy agradecido por tu colboración.


Felices Fiestas